Cremas Solares- Protege tu piel del sol

Cremas solares especialmente formuladas para proteger y cuidar tanto tu piel como la de tu pequeño. La mejor manera de preveción al daño provocado por la exposición a los rayos ultravioletas del sol. Mima tu piel día tras día. ¡Disfruta del sol con protección!

Artículo 1 de 113 a 113
Artículo 1 de 113 a 113

MIMA TU PIEL

Ya llegó el buen tiempo ! Para poder disfrutar de las salidas a la playa o las excursiones en familia, es importantísimo protegerse la piel de los rayos del sol. Aquí encontrarás diferentes tipos de productos de grandes marcas como Avène, Isdin, Ecran, entre muchas otras.

BENEFICIOS

¡Descubre todo lo que aporta a tu piel el Astro Rey, mucho más allá que un bronceado!

Ayuda a mejorar el estado de ánimo gracias al aumento de serotonina, un neurotransmisor que ayuda a regular la sensación de bienestar con uno mismo.
Ayuda a sintetizar la vitamina D provocando una mejor absorción del calcio y fósforo, dos igredientes primordiales para tener unos huesos y dientes fuertes.
Los bebés necesitan exponerse al solor para recibir la Vitamina D de la que hemos hablado para así ayudar a un buen desarrollo de los huesos. Recuerda que la piel de un bebé es muy sensible por lo que su exposición se ha de hacer paulatinamente.
Alivia síntomas propios de patologías cutáneas, como picores del acné o la misma soriasis.
Activa la melanina y hace que nuestra piel esté bronceada y se vea más saludable.
CÓMO ESCOGER EL PRODUCTO ADECUADO

El sol podrá ayudar a mejorar tu estado de ánimo pero para lucir una piel sana, su cuidado es indispensable y para ello, tienes que escoger la protección solar que pide tu piel. Factores que influyen:

Saber qué tipo de piel tenemos o fototipos, bien sea el color de la piel, la edad, el grado de bronceado que podemos llegar a tener, entre otras características son factores a tener en cuenta para saber la sensibilidad que tenemos a los rayos ultravioletas.
El grado de exposición solar: influye la altitud, la hora y el tiempo en el que vamos a estar expuestos a los rayos solares y qué zonas lo van a sufrir.
El índice de protección que tendrá la crema puede ir desde SPF6 a SPF50+.
Para los bebés, es recomendable utilizar un factor de protección como mínimo de SPF30+. Es importante que te fijes en si la crema protege contra los rayos que provocan quemaduras superficiales (UVB) o contra los ultravioleta A (UVA), que son los que provocan un envejecimiento de la piel y a largo plazo, aumentan la posibilidad de padecer cáncer de piel.
Hay distintos tipos de protectores, recuerda que cuanto más graso, más perdura en la piel.
CÓMO PREPARAR LA PIEL PARA LA PROTECCIÓN

Consejos para tener una buena preparación de la piel de cara a una exposición al sol:

Es muy importante estar hidratados. Beber agua ayuda a recuperar aquella que se ha evaporado de la superfície cutánea de la piel.
El protector solar se extiende mejor si tenemos una piel limpia de impurezas.
La piel se recupera por la noche, por eso es bueno dormir 8 horas para tener una piel relajada y evitar arrugas de la misma expresión facial.
Las zonas más sensibles a la exposición solar son la cara, el escote y los hombros, protégelos aunque la exposición sea baja.
No quieras broncearte el primer día. Lo mejor, es ir poco a poco, con pequeñas sesiones de exposición.
Hay ciertos alimentos que ayudan a una buena preparación de la piel. Una dieta rica en Vitamina E, Vitamina C, enzima Q10, frutas como naranjas, kiwis, fresas o verduras y hortalizas como las espinacas, espárragos, zanahorias, calabazas ayudan a combatir el envejecimiento de la piel antes de hora.
CÓMO TENER UNA BUENA PROTECCIÓN

El secreto de una buena protección se basa en los siguientes puntos:

Elige el protector solar que se adapte a las necesidades que pide tu piel.
Para un bebé, la Asociación Española de Pediatría recomiendo no exponer a los bebés hasta los seis meses de edad ya que su piel es muy sensible a las radiaciones UVA. Si fuera el caso, lo mejor es situarlos a la sombra o bajo la sombrilla, y siempre, con ropa muy fresquita.
Es mejor aplicar el protector 30 minutos antes de la exposición.
Protegerte, una vez ya en exposición, cada 2 horas. En el caso de un bebé, también se puede aplicar después de cada baño, aunque la crema indique que es resistente al agua.
Acompañar la protección solar de accesorios como las gafas, sombrilla o gorra.
¡No te olvides de hidratarte!
Evitar exponerse entre las 10 y 16 horas ya que es cuando los rayos solares son más fuertes.
Es aconsejable para los niños y las personas mayores evitar exponerse al sol durante las horas de máximo calor.