Biberones - Encuentra el que mejor se adapte a tu peque

Filtro
Más filtros
Menos filtros
Artículo 1 de 120 a 133
Clasificar por:
  • Relevancia
  • Productos nuevos
  • Mejor valoración
  • Precio más bajo
  • Precio más alto
Artículo 1 de 120 a 133
Clasificar por:
  • Relevancia
  • Productos nuevos
  • Mejor valoración
  • Precio más bajo
  • Precio más alto

Guía de biberones

Un biberón para cada situación

La leche materna es el mejor alimento para el bebé en sus primeros meses de vida. No obstante, cuando la mamá no está cerca o no puede dar el pecho por otros motivos, se debe recurrir a alternativas: los biberones con leche materna extraída o con leche previa. Por ello, los primerizos deben informarse a fondo sobre la naturaleza y las posibilidades de uso de los biberones. Quienes tengan dudas al respecto encontrarán a continuación todo lo que deben saber.


1. ¿Cuándo debe introducirse el biberón?

Las mamás no tienen una opinión unánime en cuanto a la lactancia. Unas prefieren dar el pecho, otras prefieren los biberones y las hay que combinan ambas variantes dependiendo de la situación. Este último caso se denomina lactancia parcial.

> No hay recomendaciones sobre cuándo deben introducirse los biberones. Siempre y cuando se alimente con leche materna, se puede usar un biberón adecuado desde el nacimiento.

En España, el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría recomienda alimentar al bebé con leche materna hasta su sexto mes de vida, pues así se contrarrestan los problemas en el desarrollo de la flora intestinal y se refuerza la unión entre madre e hijo desde una fase temprana.

Por tanto, quien no quiera o no pueda dar directamente el pecho en algún momento puede recurrir a una alternativa práctica desde la primera semana de vida del bebé. Aun así, los padres que decidan ir directamente al biberón u opten por la lactancia materna parcial deben saber que existen dos efectos psicológicos:

Acostumbrarse a la lactancia parcial

Si se da el biberón desde la primera semana, el bebé puede acostumbrarse tanto al biberón que ya no quiere el pecho de la madre. En particular, si succionar del biberón es mucho más fácil que en el pecho de la madre o si sale más leche del biberón, el bebé puede llegar a la conclusión de que esta es la fuente de alimentación más eficiente.

> Las tetinas de flujo lento pueden ayudar a que el bebé en lactancia parcial no abandone demasiado pronto el pecho de su mamá.

Por ello, se debe seguir dando el pecho durante las primeras 6 a 8 semanas, incluso cuando haya lactancia parcial. Después de este tiempo, la relación de lactancia entre madre e hijo se habrá estabilizado suficientemente y el biberón ya no se verá como vía de alimentación preferente.

¿Qué es la confusión de succión en la lactancia parcial?

Dado que los pezones y las tetinas de biberón requieren diferentes maneras de succionar, los bebés pueden confundirse de técnica al ir cambiando del pecho al biberón. Esta confusión de succión hace que los bebés traguen mayores cantidades de aire, lo que puede provocar cólicos. Las tetinas que tienen una forma y una textura que coinciden con la forma y la consistencia del pezón de la madre (tetinas de cereza) facilitan el cambio en la lactancia parcial y, por lo tanto, reducen la cantidad de aire ingerido.


2. Cuestiones de salud a tener en cuenta

Las sustancias nocivas no tienen cabida en los biberones. Por ello, en la actualidad resulta muy fácil identificar qué biberones no son perjudiciales para la salud: los valores estándar para la seguridad de los biberones están definidos en la norma DIN EN 14350.

Además de una certificación DIN, o en lugar de ella, muchos fabricantes también hacen publicidad con normas adicionales, que son incluso más estrictas, contra las sustancias nocivas. Si a ello se añade la etiqueta certificada de un instituto independiente, el compromiso del fabricante puede ofrecer a los padres unas garantías aún mayores. En los biberones se evitan en particular dos conocidas fuentes de sustancias nocivas:

BPA en biberones de plástico

El bisfenol A (BPA) es una sustancia química utilizada en la producción industrial de plásticos transparentes y se sospecha que afecta al equilibrio hormonal. Así pues, podría influir en diversos desarrollos físicos y mentales de la infancia.

Por este motivo, desde junio de 2011, los artículos para niños hechos con BPA ya no pueden circular por la Unión Europea (Directiva 10/2011 de la UE), por lo que los fabricantes se comprometen a garantizar que sus productos estén libres de BPA mediante el marcado CE.

> Los biberones de cristal con tetinas de látex no contienen plásticos transparentes. Debido al material utilizado ya están completamente libres de BPA.

Alérgenos en las tetinas de látex

Es posible que el látex natural no contenga BPA, pero los alérgenos pueden estar presentes en el material natural. Estos causan irritación y enrojecimiento de la piel en niños (y adultos) con alergias al caucho o al látex. Por ello, algunos fabricantes optan por tener criterios alergénicos especialmente estrictos y hacer que institutos independientes los verifiquen. Los padres pueden encontrar detalles del compromiso del fabricante en la descripción del producto respectiva.


3. Tipos de biberón

No todos los biberones son iguales. En la actualidad, existe una amplia gama de modelos y diseños de mano de fabricantes como MAM, Philips (como la marca Philips Avent) y NUK. Por suerte, cada elemento del biberón es único, por lo que tras un breve análisis resulta sencillo saber cuál es el biberón adecuado para cada momento:

El material del biberón

Los cuerpos de los biberones siempre se componen de uno de estos dos materiales:

  • Cristal:
    Los biberones de cristal son más pesados y duros que los biberones de plástico y pueden romperse si se caen al suelo. Sin embargo, se pueden lavar o esterilizar como se prefiera.
    Así que, si no le importa cargar con peso, el biberón de cristal es una alternativa especialmente higiénica en comparación con el plástico. Calentar la leche o esterilizar el biberón en el microondas también es posible con el cristal.
  • Plástico:
    Los biberones de silicona, polietersulfona (PES) o polipropileno (PP) pesan menos que los de cristal. Aunque no pueden romperse, se desgastan más con el tiempo, especialmente si se limpian o esterilizan con frecuencia.
    Los padres que a largo plazo se cansan al sujetar un pesado biberón de cristal al dar de comer al bebé, pueden cambiar al plástico más ligero. No obstante, calentar la leche o esterilizar el biberón en el microondas no suele ser posible con los modelos de plástico.

Los biberones de cristal son la variante más difícil de manejar, pero a la larga la más robusta e higiénica, mientras que los biberones de plástico llaman la atención sobre todo por su fácil manejo.

La forma del biberón

En el mercado actual, se han establecido dos variaciones de la forma del biberón:

  • Forma normal:
    Los biberones de forma normal son cilíndricos y, según el modelo, se estrechan en mayor o menor medida en su abertura. Son prácticos y fáciles de guardar.

  • Forma de cuello ancho:
    Estos biberones suelen ser más anchos que los biberones normales y su típica forma ergonómica es especialmente práctica para la lactancia. Como su nombre indica, los biberones de cuello ancho tienen el cuello particularmente ancho, lo que les hace más fáciles de llenar.
    En particular, cuando el bebé tiene problemas con el biberón, los papás tienen que probar con biberones de cuello ancho, ya que estos suelen tener un reposo amplio para los labios que es similar al pecho de la madre. Esta característica puede ser una ventaja especialmente para el cambio en el caso de lactancia parcial.

Los factores más importantes a la hora de elegir la forma del biberón son si es fácil de guardar o si es fácil de llenar.

> Por lo tanto, quien tenga poco espacio en la cocina o tenga que guardar varios biberones, puede optar por biberones de forma normal. Si no surgen problemas al llenarlo, la mejor elección es la variante de cuello ancho.

El material de la tetina

Independientemente del material de los biberones, el accesorio de la tetina estará hecho de uno de los dos posibles materiales:

  • Látex natural:
    El látex es una materia prima obtenida del jugo lechoso del árbol de caucho. El material vegetal gana puntos por sus propiedades elásticas y, al mismo tiempo, su estabilidad dimensional. Sin embargo, el látex natural no es insípido y se vuelve ligeramente poroso con el tiempo, por lo que las tetinas deben ser reemplazadas más a menudo. La tetina de látex puede ser especialmente ventajosa para niños en la dentición, ya que es muy difícil que la rompan con los dientes. No obstante, se vuelva porosa rápidamente debido a las grasas de los alimentos y a la esterilización con calor.
  • Silicona:
    Las tetinas hechas de este plástico destacan sobre todo por su aspecto incoloro e insípido. La silicona tiende a ser más blanda que el látex natural, por lo que es más fácil beber, pero también significa que el material puede dañarse con más facilidad. Sin embargo, los signos de desgaste son menos frecuentes. A diferencia del látex, las tetinas de silicona no se ven afectadas por la grasa de la leche y pueden esterilizarse sin volverse porosas. No obstante, pueden dañarse más fácilmente, por ejemplo con los primeros dientes, por lo que deben revisarse después de cada lactancia para detectar posibles daños.

Cuando hay que elegir entre el látex y la silicona surge una pregunta fundamental: ¿es mejor una tetina que debe reemplazarse con regularidad pero que es particularmente resistente a los daños, o un modelo que dura más tiempo pero que se daña con facilidad?

> Las tetinas de látex natural deben reemplazarse cada 4 a 6 semanas y las tetinas de silicona cada 8.

La forma de la tetina

Existen de nuevo dos opciones para la forma de la tetina. En este caso, debe tenerse en cuenta la preferencia del bebé al elegir entre una u otra.

  • Forma de cereza:
    Las llamadas “tetinas de cereza”, con un agujero en la punta, se basan en la forma natural y simétrica del pezón. Con ellas, el bebé tiene que hacer menos fuerza al beber y se reduce la probabilidad de confusión de succión, por lo que son particularmente adecuadas para la lactancia parcial.
  • Forma ortodóntica:
    Esta forma, con un agujero en la zona correspondiente al paladar, está adaptada a las mandíbulas de los bebés y es más ancha que la forma de cereza. Gracias a ella, el bebé traga menos aire al beber y, al mismo tiempo, fuerza menos la mandíbula. Si su bebé suele tener gases intestinales, la tetina ortodóntica puede reducir la posibilidad de que sufra un cólico.

El tamaño de la tetina

Por defecto, las dimensiones de las tetinas se dividen en tres tipos:

  • Tamaño 1 (hasta el sexto mes)
  • Tamaño 2 (hasta el duodécimo mes)
  • Tamaño 3 (a partir del primer año de vida)

Los padres no deben atenerse demasiado a los límites de edad propuestos oficialmente para los tamaños: a algunos bebés les gustan las tetinas del tamaño 2 incluso en los primeros meses o no quieren cambiar del tamaño 1 al 2. En este caso, se puede empezar simplemente con el tamaño 1 y cambiarlo en cuanto el bebé no se haga a ella. Muchos biberones también se ofrecen en un set con varias tetinas, así que en caso de duda se puede cambiar la tetina de inmediato.

El número de agujeros

Las tetinas de biberón están disponibles con diferente número y tamaño de agujeros:

  • Tetinas para infusiones: 1 agujero fino para flujo lento o alimentos muy líquidos (por ejemplo, leche materna, agua, infusiones).
  • Tetinas para leche: 1 agujero medio o de 2 a 3 agujeros finos para flujo medio (por ejemplo, la leche inicial y de continuación).
  • Tetinas para papilla: 1 agujero grande, ranura en cruz o 4 agujeros más finos para alimentos más espesos (por ejemplo, papilla).

Si se acierta con el número de agujeros de la tetina es posible facilitar la lactancia con diferentes alimentos o variar la velocidad de succión. Los bebés que se muestran más ansiosos a la hora de alimentarse tragarán más despacio con una tetina para infusiones, que también hará que les entre menos aire en el estómago. En cambio, deben proporcionarse tetinas de varios agujeros a los bebés que tienen problemas para succionar suficiente leche de la tetina.


4. Accesorios y elementos adicionales

Las propiedades de los biberones están básicamente determinadas por la elección de los elementos individuales correctos. Además, muchos fabricantes ofrecen elementos adicionales que facilitan el uso di