Sillas Gemelares - Encuentra la silla que se adapte a tu estilo de vida

Filtro
Más filtros
Menos filtros
Artículo 1 de 15 a 15
Clasificar por:
  • Relevancia
  • Productos nuevos
  • Mejor valoración
  • Precio más bajo
  • Precio más alto
Artículo 1 de 15 a 15
Clasificar por:
  • Relevancia
  • Productos nuevos
  • Mejor valoración
  • Precio más bajo
  • Precio más alto

Guía para Sillas de Paseo Gemelares

Ya sean gemelos, mellizos, trillizos o dos niños con poca diferencia de edad, las sillas gemelares ofrecen la solución de movilidad perfecta para cualquier tipo de plan familiar.

Los niños se acomodan en paralelo o en línea y son empujados en un mismo carrito para acompañar a los papás a la compra o ir de paseo. Si quieres saber de qué se compone una silla gemelar, cómo funciona y qué hay que tener en cuenta al comprar uno, sigue leyendo.


Video-guía montaje y desmontaje de una silla de paseo gemelar


1. Características y variantes

Las sillas gemelares o "carritos para hermanos" son la opción perfecta cuando la cigüeña trae bebés por partida doble o cuando la mamá se ha vuelto a quedar embarazada y su primer bebé sigue necesitando un carrito o silla de paseo. Este tipo de carrito para bebés proporciona espacio para dos niños que se pueden sentar en paralelo o uno detrás del otro dependiendo del modelo. Al mismo tiempo, seguirán disfrutando de todas las ventajas de los carritos normales, desde el sistema de cinturón de seguridad hasta la protección de lluvia.

Las sillas gemealres con capazo se pueden usar tanto para gemelos como para hermanos con poca diferencia de edad. Una denominada silla de paseo gemelar, o incluso una silla de paseo triple, es adecuada también para niños que ya se sostienen sentados, lo que suele ocurrir a partir del noveno mes.

¿Silla en línea o en paralelo?

Si vas a comprar una silla gemelar, tienes que hacerte antes una pregunta esencial: ¿cómo se deben sentar los niños, uno al lado del otro o uno detrás del otro?

Las dos opciones cuentan con ventajas e inconvenientes:

Sillas en paralelo

Sillas en línea

Disposición del asiento No se pelean por sentarse delante. No se molestan el uno al otro.
Anchura Las sillas en paralelo son anchas y con ellas es difícil esquivar a otros peatones cuando se va por aceras o lugares estrechos. Las sillas de tipo "tándem" son aptos para lugares estrechos. Aunque no son más anchas que las sillas normales, su longitud puede suponer un problema en curvas cerradas.
Estabilidad Gracias a su anchura, las sillas en paralelo son muy estables, incluso cuando se cuelgan bolsas adicionales del manillar. Especialmente cuando el niño que más pesa se sienta delante, los carritos de tipo "tándem" suelen ser menos estables que las sillas en paralelo.
Manejo Existen sillas en paralelo con cuatro o seis ruedas, aunque en la versión deportiva puede haber también tres. La anchura dificulta a veces las maniobras y los asientos de las sillas en paralelo suelen ser más bien estrechos. Las sillas en línea generalmente vienen equipadas con cuatro ruedas. Al ser más largas que las típicas sillas de bebé, pueden ser más difíciles de controlar, pero también los asientos aportan la ventaja de ser algo más anchos.
Flexibilidad Capazo, asiento deportivo o una combinación de los mismos: todo depende del modelo. La mayoría son plegables. También en este caso se pueden combinar los asientos deportivos y los capazos. En algunos modelos se pueden situar ambos asientos incluso enfrentados el uno al otro. Las sillas en línea son generalmente plegables.

Antes de nada, los papás tienen que medir las entradas de la casa y las puertas para asegurarse de que la silla que piensan comprar es compatible con el tamaño de los espacios por los que suelen moverse. Asimismo, deberán asegurarse de que la silla cabe plegado en el coche.

Peso y tamaño en el día a día

Las sillas gemelares son una opción práctica para sacar a pasear a varios bebés o niños a la vez, pero no se puede omitir el detalle de que esta variante es menos flexible que una para un solo niño. La razón es que las medidas y el peso son mayores:

Por ejemplo: en el transporte público no siempre hay espacio suficiente para una silla gemelar, por lo que antes de comprar una debes asegurarte de que será apta para el transporte de tu región. En Madrid, por ejemplo, no existen limitaciones para viajar con carritos en metro, metro ligero y cercanías, pero en autobuses de la EMT no se permite el acceso de carritos gemelares en los que los bebés vayan enfrentados.

Si vives en un bloque de pisos, debes prestar atención también a la calidad del asiento. Los asientos duros son más duraderos, pero pueden suponer un enorme peso adicional cuando se usan para una silla doble. En lugar de ellos, se recomiendan los asientos blandos o cojines. De todos modos, si al final optas por una silla para hermanos evolutiva con asientos intercambiables, también podrás quitar los asientos para subir a casa la silla y los asientos por separado.

¿Hasta cuándo se puede usar una silla gemelar?

Las silla y carritos gemelares se pueden usar hasta que los niños ya no quepan en ellos, pero siempre teniendo en cuenta la edad, estatura y peso indicados por el fabricante. En los modelos evolutivos flexibles se puede hacer el cambio de capazo a asiento deportivo cuando los pequeños ya puedan mantenerse sentados ellos solitos, en torno a los 9 meses de edad, por lo que pueden seguir utilizándose hasta el final de la infancia.

> Cuando el hermanito mayor aún no ha aprendido a andar pero ya tiene una clara disposición para ello, en lugar de un carrito para hermanos se puede comprar un transportín o patinete para fijarlo al eje trasero del carro. El niño puede montarse sobre él y hacer de acompañante durante trayectos cortos.


2. Garantías de seguridad y comodidad

La calidad y la seguridad son la máxima prioridad de los productos para bebés. Las directrices para la seguridad de carritos de bebé se establecen en la norma DIN EN 1888 “Medios de transporte con ruedas para niños” y en el conjunto de normas de la UE.

Existen etiquetas de prueba, como las certificaciones del TÜV y GS, que garantizan una prueba de calidad independiente a la que los fabricantes se someten voluntariamente.

Por lo tanto, las sillas gemelares siempre deben poder demostrar a través de dichas etiquetas que están certificados de acuerdo con la norma DIN EN 1888 (certificación del TÜV) y que cumplen todas las normas de la UE sobre la seguridad de los productos (certificación GS). Después de comprobar que están presentes los certificados básicos de seguridad, los padres deben revisar minuciosamente la silla fijándose en los siguientes puntos:

  • Frenos: Al igual que los carritos de bebé convencionales, los carros gemelares y las sillas de paseo gemelares también deben tener un freno de estacionamiento estable. Debe ser fácil de manejar en cada parada para que el carrito no se nos escape en un descuido.

  • Cinturones de seguridad: Todos los asientos de las sillas deben estar equipados con cinturones de seguridad. El famoso arnés de seguridad de 5 puntos ha sido durante mucho tiempo el estándar de los fabricantes, pero los niños más mayores pueden seguir protegidos adecuadamente contra el deslizamiento del arnés con cinturones de 3 puntos. La protección puede mejorarse aún más mediante las barras de seguridad horizontales.

  • Materiales: Como las sillas dobles pesan más, el bastidor debe ser de un material estable y al mismo tiempo ligero. El aluminio ha demostrado ser el mejor material para ello, mientras que los bastidores de acero combinan un mayor peso con una mayor robustez. Los carritos para hermanos de alta calidad suelen tener elementos de carbono adicionales que combinan un peso especialmente ligero con una gran robustez, pero esto los puede encarecer.

  • Estabilidad: Una buena silla gemelar se caracteriza por una alta estabilidad incluso cuando existe una carga irregular. Para evitar que el carrito gemelar se pliegue involuntariamente es necesario bloquear el mecanismo de plegado.

  • Movilidad y flexibilidad: Las sillas gemelares siguen ocupando mucho espacio incluso cuando están plegados, por lo que hay que prestar atención a las dimensiones del plegado. Un aspecto importante que facilita el manejo y la movilidad son los manillares de altura ajustable. Los respaldos ajustables aumentan, a su vez, la comodidad del pequeño.

  • Ruedas: Las ruedas delanteras giratorias aumentan la capacidad de maniobra del carrito para hermanos. Sin embargo, en terrenos irregulares como los adoquines debe existir la posibilidad de fijarlas. De esta manera, las sillas en paralelo pueden mantener la trayectoria.


3. El modelo evolutivo

En lugar de cambiar la silla gemelar con capazo a una silla de paseo gemelar a medida que el niño crece, los padres pueden optar por invertir en modelos evolutivos. Estos ofrecen varias posibilidades de uso que pueden combinarse según sea necesario y hacen que no tengas que volver a invertir dinero en una nueva compra.

Los modelos combinados tienen una larga vida útil. Acompañan a los niños durante su crecimiento y se adaptan a las necesidades de cada hermano.

En el ámbito de las sillas de paseo gemelares, un “modelo evolutivo” es una unidad en la que se pueden intercambiar capazos y asientos de sillas de paseo y también adquirirse como accesorio por separado. Los alzadores se pueden combinar de manera individual, de modo que el niño de menor edad pueda situarse en una silla a contramarcha y el mayor se pueda sentar erguido.

Algunas variantes de sillas gemelares también permiten que los alzadores se puedan montar en la misma dirección o uno enfrentado al otro, de modo que los niños no se pierdan de vista el uno al otro y permanezcan entretenidos.


4. Optar por marcas de calidad

La calidad del procesamiento y la fabricación de los carritos para hermanos no siempre es fácil de evaluar. No obstante, los fabricantes que ya cuentan con una reputación en el sector de accesorios infantiles pueden asumir generalmente altos estándares de calidad y seguridad. Entre los fabricantes de carritos para hermanos de más prestigio se encuentran, por ejemplo:

Los sillas de estas marcas cumplen todos los estándares de seguridad requeridos en España y la Unión Europea, aunque existen diferencias entre los modelos, especialmente en términos de implementación técnica y equipamiento.


5. Accesorios que hacen la vida más fácil

Los sillas gemelares no tienen nada que envidiar a los carritos convencionales en cuanto a los accesorios. Dependiendo del fabricante, pueden ser equipados en función de las necesidades. Las bolsas para guardar los juguetes o con cambiador son tan prácticas como las redecillas, los sujetavasos, por mencionar algunos. En términos de seguridad, los accesorios útiles también ofrecen una serie de posibilidades. Por ejemplo, los reflectores o pequeñas lámparas proporcionan más visibilidad en la oscuridad de exteriores. También se puede proporcionar una protección antirrobo gracias a una cerradura de seguridad especial en los carritos.

Típicamente, los accesorios normales se pueden utilizar en las sillas gemelares sin ningún problema, excepto los accesorios que dependen de la estructura de un carrito normal. Especialmente los elementos de protección de lluvia y las mosquiteras para los carritos normales no siempre se pueden acoplar a una silla de paseo gemelar.


6. Recomendaciones

A continuación se aclaran las dudas que pueden surgir al respecto de la elección de tu silla gemelar y se especifican los puntos que debes tener en cuenta si dudas, por ejemplo, entre sillas en paralelo o de tipo tándem.

  • Calidad fiable
    Con un robusto bastidor de aluminio o de acero con alzadores duraderos y de fácil cuidado siempre vas a acertar. Un tapizado cómodo adaptado a la anatomía de los niños aumenta a su vez la comodidad de los pequeños.
  • Seguridad
    Los anclajes de seguridad de 5 puntos y los soportes proporcionan seguridad a los carritos para hermanos. Existen instituciones de prueba independientes que certifican esta seguridad según la norma DIN 1888, por ejemplo con las certificaciones TÜV o GS.
  • Funcionalidad
    Antes de nada, los papás deben asegurarse de que los respaldos son fáciles de ajustar, los soportes se pueden abrir fácilmente y las capotas se pueden cerrar sin problema. También deben elegir un posicionamiento de las palancas de freno que les resulte fácil de usar.
  • Viabilidad
    ¿Se puede plegar y guardar el carrito en el coche con pocas maniobras? ¿Es el freno de estacionamiento fácil de usar? ¿Se regula el respaldo de manera automática? También hay que tener en cuenta que el carrito para hermanos sea lo suficientemente ligero como para tomar curvas sin problema.
  • Flexibilidad
    Las sillas gemelares evolutivas aportan más flexibilidad en el día a día. Los papás simplemente tienen que combinar capazos, asientos deportivos o incluso sillitas para el coche. Estos elementos suelen estar disponibles como accesorios o piezas de repuesto.
  • Peso bajo y pequeñas dimensiones
    Las familias que suelan moverse por un entorno urbano y también utilicen el transporte público debe optar por una silla estrecha, ligera y manejable. Aunque las dimensiones siempre serán mayores que las de los cochecitos normales, no tendrán que cargar con tanto peso, especialmente si prescinden de asientos duros.
  • Aptitud para exteriores
    Las ruedas delanteras giratorias también deben poder fijarse. El carrito debe tener un peso bajo y una buena suspensión para absorber los golpes en terreno accidentado. En terrenos irregulares es más fácil empujar el carrito cuando están instaladas las ruedas más grandes.
  • Espacio de almacenamiento
    ¿Hay suficiente espacio de almacenamiento? Las bolsas grandes que se sitúan en la parte inferior del carrito son prácticas y mejoran su estabilidad debido a su bajo centro de gravedad. Los bolsillos adicionales en los carritos para hermanos proporcionan aún más espacio de almacenamiento.
  • Diseño
    Ya sea en colores de moda o en los más clásicos, la gama de diseños para las sillas de paseo es muy amplia. Cada modelo normalmente está disponible en diferentes colores para satisfacer todos los gustos.