Bicicletas Infantiles - Desde bebé hasta los 5 años

Filtro
Más filtros
Menos filtros
Artículo 1 de 13 a 13
Clasificar por:
  • Relevancia
  • Productos nuevos
  • Mejor valoración
  • Precio más bajo
  • Precio más alto
Artículo 1 de 13 a 13
Clasificar por:
  • Relevancia
  • Productos nuevos
  • Mejor valoración
  • Precio más bajo
  • Precio más alto

Guía para elegir la bicicleta infantil perfecta


La primera bicicleta es muy especial para cualquier niño o niña. Más que un simple juguete, se trata de un primer hito fundamental en su autonomía personal y movilidad. Por eso es muy importante acertar el elegir una bicicleta infantil, que sea adecuada para su edad, segura y con capacidad evolutiva para que pueda utilizarla suficiente tiempo. A continuación encontrarás consejos para elegir la mejor bicicleta infantil, bicicleta sin pedales o bicicleta de aprendizaje.


¿Cuál es la edad ideal para la primera bicicleta?

Gracias a los diferentes tipos de bicicletas infantiles que existen en el mercado, la edad de iniciación para empezar a montar en bicicleta se ha reducido mucho. Las bicicletas sin pedales, que son las más sencillas, se pueden utilizar a partir de los 12 meses, cuando el bebé ha aprendido a andar y tiene suficiente estabilidad y fuerza en las piernas para manejarlas.

A partir de los dos años, se pueden empezar a usar las bicicletas de aprendizaje para que el niño o niña se vaya familiarizando con los pedales, frenos y otros elementos de las bicicletas convencionales. Y las bicicletas evolutivas están disponibles a partir de los 3 años, como paso previo a empezar a utilizar una bicicleta infantil con todos los elementos convencionales.


Tipos de bicicletas infantiles

Muchos de nosotros recordamos malas experiencias al aprender a montar en bicicleta o al pasar de la bicicleta "con ruedines" a la bicicleta de los “mayores”. Afortunadamente, hoy existen varios tipos de bicicletas infantiles que reducen la curva de aprendizaje:

  • Bicicletas sin pedales: son bicicletas de bebé muy básicas, pensadas para desplazarse empujando con los pies. Están destinadas a los niños más pequeños y permiten aprender conceptos básicos como mantener el equilibrio o controlar la velocidad.
  • Bicicletas de aprendizaje: serían el siguiente eslabón en la curva de aprendizaje para montar en bicicleta. Generalmente incluyen pedales, frenos y ruedas auxiliares, o bien tienen un diseño de tres o cuatro ruedas pequeñas que ofrecen una mayor estabilidad.
  • Bicicletas evolutivas: están pensadas para evolucionar a medida que el niño o niña crece y desarrolla sus habilidades. Para ello, permiten añadir o retirar a voluntad elementos como los pedales y ruedas auxiliares, regular el manillar y el asiento, etc.

Cuanto antes empiecen los niños a familiarizarse con estas bicicletas de iniciación, antes estarán preparados para aprender a montar en bicicletas infantiles con confianza.


Beneficios de una bicicleta infantil

Todos los niños sueñan con su primera bicicleta, que más allá de un juguete constituye todo un hito en su proceso de desarrollo físico y mental. Además, aprender a montar en bicicleta es un hábito saludable que no tiene precio para los pequeños, por diferentes razones:

  • Fomenta la práctica de deporte para prevenir el sedentarismo y la obesidad.

  • Desarrolla funciones importantes como la coordinación motora y el equilibro.

  • Permite familiarizarse con la normas de seguridad vial para evitar accidentes.

  • Promueve la socialización y la integración con su entorno y el núcleo familiar.

  • Ofrece nuevas posibilidades para el ocio en familia, paseos, excursiones, etc.


¿Cuál es la mejor bicicleta infantil?

Si lees las opiniones sobre bicicletas infantiles en Internet, verás que algunos padres y madres recomiendan comprar una bicicleta infantil para una edad mayor que la del niño o niña, con el objetivo de que pueda aprovecharla más tiempo. Eso es un error, sería como comprar la ropa o los zapatos de dos o tres tallas más para que no se queden “pequeños” al siguiente estirón.

La mejor bicicleta infantil es la que se ajusta a la edad del peque que tiene que utilizarla y tiene asimismo en cuenta sus capacidades motoras, que no se desarrollan a la misma velocidad en todos los casos. Por ejemplo, hay niños que aprenden enseguida a mantener el equilibrio y pueden desenvolverse perfectamente con una bicicleta sin pedales a los pocos años; a otros les cuesta más tiempo adaptarse y mientras tanto será más recomendable que usen bicicletas de iniciación con un mínimo de tres ruedas para una mayor estabilidad.

Al final, lo importante es que aprender a montar en bicicleta sea divertido y seguro para todos.