Alimentos no adecuados para niños pequeños
https://www.bebitus.com/magazine/sites/default/files/artikel/big/2017-06/baby_ernaehrung_ungeeignete_lebensmittel_im_ersten_lebensjahr_artikel.jpg
Revisado por comadronas

Alimentos no adecuados para niños pequeños

Entre el cuarto y el sexto mes de vida, es posible que el bebé empiece paulatinamente a interesarse por los alimentos sólidos, y este es un momento en el que puede empezar a comer y probar muchas cosas, con algunas excepciones para el primer año de vida.

Redacción Bebitus
de Redacción Bebitus
Vie, 17/08/2018 - 08:47 Fri, 12/14/2018 - 11:45

Los productos lácteos no deben incluirse demasiado pronto en su dieta

Uno de los alimentos absolutamente prohibidos para bebés es, por ejemplo, la miel, que puede ser peligrosa para ellos. Otros, como la leche de vaca, no pueden ser aprovechados por el organismo infantil en esta fase de desarrollo, o al menos no de forma óptima. Los asesores de nutrición recomiendan cambiar a la alimentación sólida lentamente y no ofrecer al bebé demasiados alimentos diferentes al principio.

Su sistema digestivo está en una fase aún muy delicada y primero debe aprender a procesar los nuevos alimentos. Además de las papillas, la fruta y otros alimentos sólidos, el bebé toma, como siempre, leche materna o el biberón. Para destetarlo o quitarle el biberón puedes seguir tu ritmo y el del bebé tranquilamente.

El segundo motivo por el que el bebé aún no digiere bien todos los alimentos durante el primer año de vida es que su sistema inmunológico todavía no está desarrollado del todo y va formando lentamente los anticuerpos para combatir sustancias indeseadas. Probablemente aún reaccione muy intensamente a los gérmenes que absorba con la comida y que más tarde serán totalmente inofensivos para él.

Muchos padres temen que el niño desarrolle alergias por culpa de alimentos no adecuados. De hecho, hasta hace pocos años, los médicos y nutricionistas recomendaban evitar posibles alérgenos en la alimentación durante el primer año de vida. Hoy en día se ha impuesto la opinión de que es importante que los bebés se vayan acostumbrando poco a poco al entorno. Una protección total contra los alérgenos puede provocar que el niño tenga más tarde una predisposición mayor a las alergias.

Alimentos no adecuados para niños pequeños

Leche de vaca

La leche de vaca y los productos derivados (queso, nata, queso batido...) no se deben dar al niño demasiado pronto en su primer año de vida. Los bebés pueden digerir la leche materna y la leche de fórmula. La leche de vaca es muy pesada para el intestino y, debido a su alto contenido de proteína y minerales, también para los riñones.

A muchos lactantes, y también adultos, les falta cierta encima que sirve para procesar la lactosa. Aunque no sucede muy a menudo, la proteína de la leche de vaca puede provocar reacciones alérgicas a niños delicados la primera vez que la toman. Además, la leche y los productos lácteos contienen sustancias nocivas procedentes de los piensos. Tampoco la leche de cabra u oveja ni las bebidas de soja son alimentos adecuados durante el primer año de vida.

Incluso los expertos no se ponen de acuerdo ni están seguros sobre cuándo se puede empezar a dar leche de vaca al niño sin problemas: los límites temporales oscilan entre el octavo y el 15.º mes de vida. Si quieres que tu hijo pruebe productos procedentes de la leche de vaca a partir del octavo o noveno mes, empieza con yogures especiales para bebé. Estos yogures tienen un contenido inferior de proteína de leche de vaca que los normales, por lo que se digieren mejor.

Miel

La miel es uno de los alimentos más saludables que, no obstante, está totalmente prohibido tanto para preparar alimentos infantiles en casa como en su forma pura durante el primer año de vida del bebé. Debido a su preparación, puede contener bacterias que, en el peor de los casos, pueden provocar una peligrosa infección intestinal, el botulismo, que puede llegar a ser mortal.

Los potitos ya preparados que contienen miel son inofensivos, ya que el fabricante supervisa y controla continuamente la pureza de los ingredientes y de los productos.

Aceites prensados en frío

Los aceites prensados en frío pueden contener sustancias nocivas para el hígado de los niños pequeños.

Peligro de salmonelosis con los huevos

Durante el primer año de vida se deben evitar los huevos pasados por agua y crudos debido al peligro de salmonelosis que presentan.

Verduras y condimentos

Las berenjenas son una verdura que a los niños pequeños no gusta demasiado y, además, son dañinas para los bebés debido a su alto contenido de nicotina. Además, los niños de menos de un año no pueden masticar bien la lechuga. No obstante, pueden comer pepino y tomate sin problemas. Hay que tener cuidado con las nueces, ya que se pueden atragantar fácilmente con ellas. Los alimentos flatulentos, como las lentejas, los garbanzos, las alubias y la col, así como los condimentos picantes suelen ser difíciles de digerir para los bebés. La sal puede ser dañina para los riñones de los niños pequeños, por lo que hay que darles muy poca.

Evita el azúcar en grandes cantidades

El azúcar, los edulcorantes y las bebidas azucaradas artificialmente (como limonadas y zumos con azúcar añadido) tampoco son alimentos adecuados para bebés. Las bebidas adecuadas son tés de frutas y hierbas sin endulzar, agua y zumos para bebés. La cafeína (café, té negro o bebidas de cola) está prohibida.

Pero no te asustes, ya que, si alguna vez tu bebé entra en contacto con alguno de los alimentos mencionados, lo más probable es que no le pase absolutamente nada. Las advertencias sirven sobre todo para minimizar o descartar riesgos.

Productos a base de cereales: ¿sí o no?

Hasta hace poco, muchos productos a base de cereales estaban considerados como no aptos para bebés. Se daba por hecho que el intestino de los niños no podía procesar bien los productos a base de cereales hasta el final del primer año de vida. Además, el trigo, el centeno, la avena, la cebada y la espelta contienen gluten.

Había estadísticas médicas que demostraban que uno de cada 1000 niños desarrolla intolerancia al gluten (celiaquía) y que prescindir de alimentos que contengan gluten durante el primer año de vida puede reducir el riesgo de desarrollarla. Además, algunos expertos aseguraban que la ingesta prematura de productos a base de cereales aumentaba la probabilidad de sufrir diabetes en el futuro.

Estas opiniones se han revisado actualmente: si se acostumbra al niño paulatinamente a pequeñas cantidades de productos a base de cereales a partir de entre el quinto y el séptimo mes de vida, el riesgo de celiaquía se reduce. Por otra parte, una alimentación equilibrada y mucho deporte y ejercicio previenen la aparición de la diabetes de tipo II en el futuro. La diabetes no tiene nada que ver con la alimentación en edad infantil.

Aditivos y alergias: ¿qué es lo más importante?

Los aditivos artificiales en los alimentos

Nuestros alimentos se producen principalmente de forma industrial hoy en día y muchos de ellos contienen conservantes, colorantes, potenciadores del sabor y aromas artificiales. Estas sustancias suelen provocar reacciones de intolerancia a los niños pequeños. Lo ideal es evitar los productos con estas sustancias en la alimentación de tu bebé.

Las papillas habituales en el mercado son inofensivas, ya que los ingredientes suelen proceder de cultivos controlados y la fabricación está estrictamente supervisada.

Alimentos que producen alergias

Los alimentos que pueden producir alergias y, por lo tanto, no aptos para bebés son, por ejemplo, el chocolate, el cacao, el tomate, los cítricos, las nueces, el melocotón y el pescado. Algunos de ellos, como el chocolate, no deberían figurar regularmente en la dieta del bebé, o al menos no en grandes cantidades.

Pero incluso los niños pequeños no están a la merced de los posibles alérgenos completamente desprotegidos. La adaptación paulatina a posibles focos de alergias ya empieza a través del cordón umbilical y la leche materna desempeña un papel importante al respecto.

En caso de que el bebé desarrolle intolerancias a algún alimento, estas pueden manifestarse como irritaciones cutáneas, síntomas gastrointestinales y molestias de tipo asmático.

El médico es quien debe emitir el diagnóstico que corresponda. Cuando se encuentre la causa, estas dolencias suelen curarse muy rápido evitando determinados alimentos.

Consejo de la comadrona Christina Altmann
  • Los niños son muy competentes en lo que se refiere a la comida: ellos notan lo que pueden procesar y lo que no quieren comer. Por eso, el Baby-led Weaning es una buena alternativa a las papillas.
Revisado por comadronas

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

Añadir nuevo comentario

Revisado por comadronas

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

Newsletter

Unsere Newsletter

Mehr Infos, passend zu Ihren Bedürfnissen!

  • Wertvolle Tipps zu Schwangerschaft und Kindesentwicklung
  • Spannende Angebote & Rabatte
  • 5 € windeln.de Gutschein

Jetzt anmelden