Acné del bebé
https://www.bebitus.com/magazine/sites/default/files/artikel/big/2018-10/photo-1510154106653-3d0859b71c81.jpg
Revisado por comadronas

Acné del bebé

No es justo: tu bebé solo tiene unas semanas y, de repente, le sale acné. Probablemente no te esperabas algo así, al menos si este es tu primer bebé, hasta la pubertad. Ahora oirás de otras madres o de la comadrona que se trata de acné del bebé, del recién nacido o del lactante.

Christina Altmann
de Christina Altmann
Comadrona y madre
Vie, 03/01/2014 - 18:28 Thu, 07/25/2019 - 14:20

Acné del bebé: una reacción natural a los cambios hormonales

Es verdad que, en cuanto a los granos, se trata de una forma especial del acne vulgaris, que como adolescentes sufrimos en mayor o menor medida. Lo que no es correcto es usar estos tres términos como sinónimos: el acné del recién nacido o del bebé es totalmente inofensivo y suele aparecer durante las primeras semanas de vida.

Por el contrario, el acné del lactante se desarrolla entre el tercer y el sexto mes de vida y requiere tratamiento médico.

El acné del bebé es una reacción totalmente natural a los cambios hormonales. Los términos médicos para él son acne neonatorum y exantema neonatal. Los granos rojos con puntos amarillos pequeños en el centro aparecen primero en la cara para luego extenderse por el cuerpo hacia abajo.

Algunos niños lo padecen con tal intensidad que a veces parecen estar cubiertos de migas. El sarpullido es indoloro, no pica y se acaba curando sin dejar cicatriz. Alrededor del 20 por ciento de los bebés padecen de acné del recién nacido. Siempre empieza durante las primeras semanas de vida y suele estar relacionado con un estirón.

Si el acné ya aparece entre el décimo y el 14.º día de vida, las causas son influencias hormonales que ya empezaron mucho antes de la fecha del parto. En el último trimestre del embarazo, el cuerpo de la madre libera hormonas de forma más intensa para favorecer la maduración de los pulmones y el desarrollo del sistema inmunológico del bebé, entre otras cosas, con la consecuencia de que también afectan a sus glándulas sebáceas.

Muchos niños desarrollan depósitos de sebo durante los primeros días y semanas después del parto en la frente y la nariz, o bien acné del bebé. Entre la tercera y la sexta semana de vida cambia su equilibrio hormonal, lo que puede provocar también acné. Además, según algunos estudios estadounidenses recientes, algunos medicamentos que la madre toma durante la lactancia pueden provocar acné del recién nacido.

Los bebés varones tienen que luchar más contra los cambios hormonales después del nacimiento y contra la influencia de las hormonas maternas durante el embarazo que las niñas, motivo por el cual ellos sufren acné del bebé con más frecuencia. Las erupciones pueden empeorar con un sobrecalentamiento, es decir, con fiebre o ropa que abrigue demasiado, así como con irritaciones cutáneas.

Cuidado de la piel contra el acné del recién nacido: ¡menos es más!

El acné del bebé casi nunca causa molestias, por lo que no es necesario tratarlo. No obstante, si estás preocupada, habla con la comadrona o con el pediatra para que te tranquilicen. La probabilidad de que tu hijo vaya a padecer problemas cutáneos graves de origen hormonal durante la pubertad no tiene nada que ver con el acné del recién nacido.

Las comadronas y las madres experimentadas saben que, con el cuidado de la piel para curar el acné del bebé, normalmente menos es más. Lo ideal es que le laves las zonas afectadas solo con agua templada y varias veces por semana con un jabón hidratante suave para bebés.

El acné no tiene nada que ver con la suciedad ni con el polvo, por lo que no hace falta frotar intensamente la delicada piel del bebé. Para el cuidado de la piel, las comadronas y los pediatras a veces recomiendan usar una pomada de caléndula o aceite de oliva, que, dicho sea de paso, es el producto de cuidado preferido para los niños con dermatitis atópica. Otro remedio casero es aplicar un poco de leche materna en los granitos.

Demasiados aceites y lociones pueden acabar empeorando el acné del bebé. No uses nunca productos perfumados ni con parafinas.

Tampoco intentes reventar los granos, ya que es muy doloroso para el bebé y puede provocar infecciones. Los productos para el acné adolescente y las pomadas con antibiótico o cortisona también están prohibidos para tratar el acné del recién nacido. Lo más importante con estos síntomas, totalmente naturales, es tener paciencia, ya que, en dos o tres meses, las erupciones desaparecerán por sí solas.

Acné del lactante: depende de la predisposición y suele requerir tratamiento

Aunque el acné del lactante y el del recién nacido parecen iguales, no son idénticos en cuanto a sus causas. Respecto al acné del lactante, los médicos atribuyen la causa a una predisposición hereditaria, que también suele provocar fuertes accesos de acné durante la pubertad.

Normalmente, el acné del lactante no se ve hasta entre el tercer y el sexto mes de vida. Suele picar mucho, lo que hace sufrir bastante a los niños. Además, dura mucho más que el acné del bebé.

El tratamiento del acné del lactante lo decide el médico, que prescribirá preparados antiinflamatorios o antibióticos según el nivel de gravedad. Si no se trata o se hace demasiado tarde, las pústulas del acné pueden dejar feas cicatrices.

Cómo puedes ayudar a tu bebé con el acné

Importante: Ni el acné del bebé ni el del lactante indican que hayas hecho algo mal en el cuidado o la alimentación de tu hijo. Ni siquiera la alimentación hipoalergénica para bebés ayuda contra el acné.

No obstante, el acné empeora con las irritaciones de la piel. Si el bebé escupe leche, babea o se rasca los granos, las erupciones suelen empeorar. Por eso, ponle siempre debajo un pañuelo limpio y seco para que tenga la cara lo más seca posible.

Si tu bebé padece acné del lactante, el picor hará que se rasque mucho y muy fuerte en las zonas afectadas. Si no puedes evitar que se rasque de ninguna otra manera, ponle guantes de algodón ligeros. Procura que el entorno del bebé esté completamente libre de humo, ya que el humo del tabaco irrita mucho la piel y provoca que el acné se extienda.

Consejo de la comadrona Christina Altmann

Si tu hijo tiene acné y todavía le estás dando el pecho, no tomes productos lácteos y, si es posible, ningún producto animal dos veces por semana. ¡Muchas veces funciona!

app Bebitus

Revisado por comadronas

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

Revisado por comadronas

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

Newsletter

Unsere Newsletter

Mehr Infos, passend zu Ihren Bedürfnissen!

  • Wertvolle Tipps zu Schwangerschaft und Kindesentwicklung
  • Spannende Angebote & Rabatte
  • 5 € windeln.de Gutschein

Jetzt anmelden