Bebé con flatulencias: cuando duele la barriga
https://www.bebitus.com/magazine/sites/default/files/artikel/big/2017-06/baby_gesundheit_blaehungen_artikel.jpg
Revisado por comadronas

Bebé con flatulencias: cuando duele la barriga

Consejos para los padres cuando el bebé tiene flatulencias: el aire y otros gases pueden llegar al estómago del bebé cuando este llora, bebe o simplemente respira. Aunque el lactante no haya bebido suficiente leche, las flatulencias pueden provocarle una incómoda sensación de pesadez que haga que se encuentre mal.

Redacción Bebitus
de Redacción Bebitus
Lun, 25/11/2013 - 13:00 Thu, 03/28/2019 - 14:58

En el 20-30 por ciento de los neonatos sanos, esto puede desencadenar ataques repentinos de gritos continuos cuya causa aún no está clara.

Algunos expertos atribuyen esta situación tan agobiante, que muchos padres también conocen como «cólico de los tres meses» o «cólico del lactante», a una fuerte tendencia a los gases debido a que el aparato digestivo del bebé aún no está del todo desarrollado.

¿Cómo detectan los padres que su hijo tiene flatulencias?

Algunos bebés tienen muchas dificultades para eliminar el aire de la barriga y necesitan un eructo después de cada comida. Otros, en cambio, apenas tienen problemas.

Puede pasar que el lactante pare repentinamente de mamar o de beber del biberón, que tuerza el gesto y empiece a llorar. También pasa a menudo que el bebé protesta con vehemencia retorciéndose y haciendo muecas cuando la madre lo quiere acostar después de darle el pecho. Aunque la causa pueden ser las flatulencias, a menudo el bebé simplemente tiene pipí. Encontrarás más información sobre esto en nuestro artículo Adiós a los pañales.

¿Los niños que beben del biberón tienen más flatulencias que los que maman?

Las comadronas aseguran que el problema de las flatulencias es menos acusado con los bebés que maman que con los que llevan pocos días bebiendo del biberón. Esto está relacionado principalmente con el hecho de que los niños que maman pueden controlar el flujo de leche del pecho hasta cierto punto, por lo que, en comparación, chupan más lento y tragan menos aire.

Otro motivo es que, cuando se coloca al bebé correctamente junto al pecho, la anatomía de su boquita se adapta perfectamente al pecho, por lo que no puede entrar aire.

Un bebé de biberón traga bastante más aire debido al diseño de la tetina. Por eso, los padres deberían tener en cuenta lo siguiente durante la alimentación:

  • La inclinación del biberón es óptima cuando la leche reemplaza todo el aire de la tetina.
  • El bebé no debe comer tumbado, sino medio erguido.
  • Después de cada comida hay que darle unos golpecitos para que eructe.

Hay algunas tetinas que pueden servir de ayuda, como el biberón Calma de la empresa Medela, que está inspirado en el pezón de la mujer.

¡Atención! También los bebés que maman necesitan eructar a menudo, especialmente cuando la madre presenta un reflejo de eyección de la leche marcado y el niño bebe rápido.

¿Cómo pueden los padres ayudar a su bebé a eructar?

Los padres no deberían tener demasiado miedo a las flatulencias. Existen tres posturas para ayudar al bebé a eructar:

Sobre el hombro

Con el cultito bien asentado sobre el pliegue del codo, el bebé apoya la cabecita sobre el hombro de mamá o papá, que lo acaricia o golpea suavemente en la espalda con la mano libre.

La postura del avión

El bebé se coloca boca abajo sobre el antebrazo del adulto, que le sujeta la cabecita con la mano.

Sentado erguido

El bebé se sienta sobre el regazo del padre o de la madre, con la espalda contra el estómago del adulto. Hay que sujetar al niño por debajo de los brazos e inclinarle el tronco ligeramente hacia delante. Con la mano libre se le puede acariciar o golpear suavemente la espalda.

Lo mejor es que los padres prueben todas las posturas para ver cuál es más cómoda tanto para ellos como para el bebé. Si el eructo tarda mucho en producirse, a menudo ayuda ir cambiando de postura.

¿Es necesario ir al médico a causa de las flatulencias?

La mayoría de bebés superan esta difícil fase fácilmente. En cuanto se vuelven más ágiles y pueden moverse solos, las flatulencias causadas por un exceso de aire en la barriguita desaparecen.

No obstante, es absolutamente necesario llevar al pediatra a los neonatos que sufren fuertes flatulencias y a los bebés que desarrollan dolencias llamativas de un día para otro. Estos son algunos síntomas que requieren ir al pediatra de inmediato:

  • Flatulencias con ataques de gritos tras cada comida
  • Excrementos líquidos, espumosos o que salpican
  • Excrementos extremadamente sólidos
  • Rechazo a beber
  • El bebé no gana peso

En estos casos, detrás de las flatulencias combinadas con los demás síntomas podría esconderse una enfermedad grave que el pediatra deberá aclarar y, en caso necesario, tratar.

¡Atención! Cuanto más joven es el bebé, menos tiempo debe pasar entre la aparición de la dolencia y la visita al pediatra.

Además, los padres que tienen miedo o están sometidos a mucha tensión a causa de estos problemas también deberían ir al médico con el bebé. Especialmente los padres y madres de bebés que gritan mucho suelen necesitar asesoramiento y ayuda profesionales. Con unas pocas sesiones o con una visita a urgencias pueden quedarse bastante más tranquilos.

Consejos de prevención y tratamiento

  • Aunque a menudo se aconseja que las madres que dan el pecho eviten los alimentos flatulentos, esto no se ha demostrado con pruebas. Lo mismo pasa con el té para la lactancia. Si te gusta, puedes tomarlo sin problemas.
  • Cuando le des el biberón a tu bebé, procura que no quede espuma después de haberlo agitado.
  • A veces vale la pena «experimentar» con el tamaño del agujero de la tetina para que entre la cantidad de aire mínima posible.
  • También puedes relajar el estómago del bebé haciéndole masajes suaves circulares en la barriguita, en el sentido de las agujas del reloj (si es necesario, con aceite de comino). Un pedo sonoro indica que la flatulencia se ha disuelto literalmente.
  • Contra las flatulencias frecuentes, las comadronas también recomiendan remedios homeopáticos, como la manzanilla. Los supositorios de comino son igualmente adecuados.

Si el pediatra detecta intolerancia a algún alimento, recomendará una dieta especial. Llegados a este punto, quedará descartado cualquier tipo de experimento y el pediatra deberá supervisar cualquier cambio de alimentación al respecto.

Conclusión
Las flatulencias de los bebés aparecen la mayoría de las veces a causa del aire ingerido, que acaba en el aparato digestivo y provoca una sensación desagradable.
Lo mejor para prevenir las flatulencias es el eructo después de cada comida.
Cuando aparezcan dolencias poco claras o especialmente agudas, es recomendable visitar inmediatamente al pediatra.
Consejos de la comadrona Christina Altmann
  • Infórmate sobre el método sin pañales: a menudo no aparecen flatulencias.
  • Llevar al niño en el fular portabebés es cómodo para los bebés que sufren dolor de barriga.
  • Muchos padres confían en las gotas Bigaia.
Revisado por comadronas

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

Añadir nuevo comentario