El segundo mes del bebé
https://www.bebitus.com/magazine/sites/default/files/artikel/big/2017-06/babyentwicklung_2_monat_artikel.jpg
Revisado por comadronas

El segundo mes del bebé

Tras las primeras cuatro semanas, muchos padres se dan cuenta de que su bebé cada vez tiene más michelines y que crece aún más rápido. También aumentan las ganas de moverse y las miradas fijas.

Redacción Bebitus
de Redacción Bebitus
Lun, 20/08/2018 - 07:56 Mon, 01/21/2019 - 09:32

Del neonato a la bolita: el segundo mes de vida

Estrechamente ligado a esto llega para muchos padres la tan ansiada sonrisa. La llamada «sonrisa social» la regalan los bebés a la mayoría de personas que hablan con ellos, les sonríen o les resultan simpáticas. Además, los bebés dejan asombrado a su entorno durante el segundo mes con las fases de desarrollo que explicamos a continuación.

Las habilidades motoras a partir de la cuarta semana

Movimientos activos, un remo rápido con brazos y piernas y los primeros intentos de hablar caracterizan el desarrollo físico en el segundo mes de vida. Estando boca abajo, algunos ya pueden levantar brevemente la cabeza. Además, algunos se apoyan con las piernas tan fuerte cuando están de espaldas que se pueden desplazar hacia atrás. No obstante, estos todavía no son actos deliberados.

El bebé en el segundo mes está intentando entender el mundo poco a poco. Te darás cuenta de que hace muchos intentos de agarrar cosas en el aire. Poco a poco, su capacidad de agarrar mejorará y será más intencionada. Los bebés deben aprender que agarrar va asociado con soltar, ya que el reflejo de agarrar innato al principio dificulta la acción de abrir las manos. El pequeño también aprende el juego de los dedos por sí solo.

Asimismo, a partir del segundo mes ya puede seguir personas u objetos de confianza con los ojos.

Ganas de colores y patrones

Las primeras semanas de vida, a los bebés les gusta mirar patrones sencillos de dos colores. Esto cambiará ahora. Las formas coloridas y complejas ahora causan gran fascinación a la mayoría de bebés.

Oír, ver, oler, degustar y sentir: todo esto lo practica un bebé de dos meses día a día, con lo que aprende a percibir su entorno cada vez con más claridad y curiosidad. Mientras que los bebés se quedan mirando caras fijamente el primer mes de vida, a partir de entre la sexta y la octava semana empiezan a sonreír. Lo hacen tanto a personas conocidas como a desconocidas y pintadas. También los peluches reciben alguna que otra sonrisa social, así como las primeras palabras en idioma bebé.

Por fin, épocas de sueño más largas

El porcentaje de bebés que duermen toda la noche aún es muy bajo el segundo mes de vida. En contra de lo que opinan muchos, dormir toda la noche es muy raro hasta que el bebé se convierte en niño pequeño, pero eso no significa que el niño tenga ningún déficit. No obstante, los periodos de sueño de un bebé de dos meses son notablemente más largos.

Al elegir el entorno para dormir del bebé, piensa en su seguridad y recuerda que, debido a sus fuertes movimientos, siempre existe el peligro de que se caiga si no está protegido. Muchos bebés tienen ahora entre dos y cuatro fases del sueño al día y utilizan unas diez horas diarias para descubrir el mundo con los ojos abiertos.

Las visitas con el médico el segundo mes de vida

Al final del primer mes de vida o al principio del segundo se lleva a cabo otra revisión. Aquí existe la posibilidad de que se le haga una ecografía de la cadera, que es indolora y que sirve para detectar un desarrollo defectuoso en el sistema motor del bebé. Si se detectan y tratan las malformaciones de la cadera a tiempo, las restricciones de movimiento resultantes se pueden prevenir por completo.

Alrededor del cuatro por ciento de los neonatos presentan un mal desarrollo de la cadera, que también se conoce como displasia de cadera. Esta puede aparecer con distintos grados de gravedad. En los casos más leves de displasia se recomienda colocar una toalla enrollada en un segundo pañal entre las piernas del bebé. En casos más graves se necesita el arnés de Pavlik (cinturón pecho-pantorrilla) o una escayola para la cadera (en raras ocasiones) como medida terapéutica.

Una manera natural de favorecer el desarrollo de las caderas es llevar al bebé en el fular portabebés muy a menudo, ya que la postura de la ranita es ideal.

La dieta el segundo mes de vida

También el segundo mes, la leche materna o de fórmula es el único alimento posible para el bebé. Su sistema digestivo aún no puede procesar otros alimentos.

Los pañales

Los pañales ya se han convertido en una rutina y muchos padres ya eligen el paquete de la talla siguiente. A menudo, las variables de protección premium aún valen y en general la talla ideal es la 3 (para entre 4 y 7 kilos). Para los bebés más pequeños, la talla 2 suele proteger mejor. Además del tamaño de los pañales, también cambia la talla de la ropa. Así, el segundo mes la talla suele ser de la 56 a la 68.

Si le sale un sarpullido en el culito que no mejora cambiándole el pañal más a menudo ni poniéndole una crema protectora, enséñaselo al pediatra. Algunos bebés tienen lo que se conoce como dermatitis o eritema del pañal, que es una infección fúngica fácil de tratar, pero muy desagradable. Se puede curar con una crema especial. Si te interesa criar a tu bebé sin pañales, échale un vistazo a nuestro artículo al respecto.

Un consejo para cambiar el pañal a los bebés varones: si el bodi o el pelele están húmedos muy a menudo, procura que el pene quede hacia abajo al cerrar el pañal.

Cómo jugar con el bebé el segundo mes

Ahora es el momento de darle algún que otro juguete interesante. Los móviles, por ejemplo, son ideales para que los miren y se queden embobados. Al elegirlo, procura que los animalitos, estrellas u otras figuras que cuelguen miren al bebé con caras agradables. Esto aumentará su interés por el móvil y hará que sonría.

También es conveniente que le extiendas una manta para gatear. Ponlo boca abajo para que practique levantando la cabeza y, más tarde, para que aprenda a levantarse con los brazos. El fortalecimiento de la musculatura de la nuca es uno de los requisitos más importantes para que pueda empezar a gatear en pocas semanas.

Información práctica sobre el segundo mes del bebé

Mochila o fular portabebés

Los bebés siempre quieren estar lo más cerca posible de su mamá. Percibir el olor familiar de su madre los tranquiliza. Un fular o una mochila portabebés son ideales para llevar a tu hijo contigo en cualquier actividad que realices. Para los recién nacidos se suele utilizar un fular y, a partir del tercer o cuarto mes, una mochila. También hay mochilas portabebés adecuadas para recién nacidos.

Sonajeros

Los sonajeros ayudan al bebé a descubrir el mundo. Pueden practicar el acto de agarrar y sostener y aprender a distinguir diferentes formas y sonidos. Para los niños muy pequeños son adecuados los más blanditos, como de algodón, mientras que los más mayores se divierten a tope con sonajeros de madera.

Cuna de viaje

Cuando el pequeño por fin ha llegado, es normal que la familia quiera conocerlo. Con una cuna de viaje, visitar a los abuelos o incluso hacer las primeras vacaciones es mucho más fácil, ya que, en cuanto se siente cansado, el bebé puede dormir cómodamente en su propia camita.

Revisado por comadronas

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

Añadir nuevo comentario