Baby blues y depresión postparto
https://www.bebitus.com/magazine/sites/default/files/artikel/big/2017-06/baby_leben_mit_baby_baby_blues_wochenbettdepression_artikel.jpg
Revisado por médicos

Baby blues y depresión postparto

Después del sentimiento de felicidad viene la tristeza. Nace el bebé tan esperado. Normalmente la nueva madre debería alegrarse y esperar con regocijo la etapa que va a disfrutar de su hijo. Desafortunadamente, no todas las mujeres se sienten completamente felices.

Redacción Bebitus
de Redacción Bebitus
Lun, 20/08/2018 - 10:24 Wed, 12/12/2018 - 17:51

¿Baby blues o depresión postparto?

Si unos días después del nacimiento irrumpe un estado de ánimo depresivo y desaparece por sí solo después de unos ocho a diez días, simplemente se trata del baby blues. Los médicos suponen que el cambio hormonal después del parto es el que provoca este bajón anímico.

Tan pronto como el cuerpo femenino recupera su equilibrio hormonal, los estados depresivos desaparecen por sí solos.

Una depresión postparto, por otra parte, puede comenzar unos pocos días, semanas o incluso hasta dos años después del nacimiento del bebé, durar varias semanas o incluso meses y en el peor de los casos puede volverse crónica.

Síntomas, causas y tratamiento del baby blues

Síntomas

Aproximadamente el 50 por ciento de todas las mujeres que dan a luz muestran las siguientes anomalías al segundo o tercer día del nacimiento:

  • Sensibilidad psíquica
  • Pérdida de energía
  • Problemas de concentración
  • Cambios de humor
  • Irritabilidad pronunciada
  • Insomnio
  • Inapetencia

A medida que pasa el tiempo, las mujeres experimentan un sentimiento de fracaso combinado con un agobio total. El baby blues alcanza su punto álgido entre cuatro y seis días después de dar a luz y luego desaparece aproximadamente al décimo día.

Causas

Los médicos atribuyen esta reacción a la caída repentina de la progesterona y el estrógeno, las hormonas del embarazo, inmediatamente después del parto. Además, la flamante mamá está sometida a esfuerzos físicos.

Las heridas provocadas por el parto sanan y los procesos de recuperación física requieren energía. La producción de leche comienza y los ovarios retoman su función, lo que provoca un nuevo cambio en el equilibrio hormonal.

Tratamiento

Por lo general, no es necesario el tratamiento médico del baby blues. La mayoría de las mujeres reciben ayuda del ginecólogo o la comadrona. La pareja u otras personas cercanas deben tratar a la madre con delicadeza y ofrecerle ayuda.

La práctica demuestra que el apoyo emocional, el ánimo y la compañía ayudan a la mayoría de las mujeres a experimentar su tristeza temporal con menor dramatismo y a superarla más rápidamente.

Síntomas, causas y tratamiento de la depresión postparto

Síntomas

A diferencia del baby blues, la depresión postparto se desarrolla de forma más lenta. Puede empezar justo después del parto. Por regla general, los primeros síntomas no aparecen hasta de cuatro a doce semanas más tarde. Al principio, las molestias son similares a las del baby blues.

Sin embargo, no pasan después de unos pocos días, sino que van influyendo cada vez más en la relación maternofilial. Muchas mujeres tienen miedo al fracaso y sentimientos de culpa porque estaban muy emocionadas por ser mamás y luego no pueden sentir amor por su bebé.

Y, sin embargo, tener un hijo era lo que más deseaban en el mundo. Se sienten pues decepcionadas y confusas. Al mismo tiempo, se avergüenzan de hablar de sus sentimientos negativos, miedos y preocupaciones.

Muchas de las madres afectadas, al igual que muchos de los familiares «inexpertos», creen que no es más que un síntoma concomitante del proceso de adaptación a la nueva situación vital. Lamentablemente, una depresión postparto es una enfermedad grave de la que nadie tiene la culpa.

Causas

En cualquier caso, el cambio hormonal también desempeña un papel decisivo en la depresión postparto. A esto se le añaden posibles traumas experimentados durante el parto, falta crónica de sueño, problemas de lactancia, problemas en la pareja o lo mucho que se exigen las mujeres a sí mismas en su papel de madres.

La predisposición genética, los problemas de salud mental, la deficiencia de hierro o los trastornos tiroideos también pueden favorecer la depresión postparto.

Diagnóstico

Existe un cuestionario desarrollado científicamente, la «Escala de Depresión Posparto de Edimburgo» (EDPP) que está especialmente diseñado para el período postnatal y plantea diez preguntas sobre el bienestar emocional de las mujeres. Después de evaluar las respuestas, un psicólogo puede concluir si existe una depresión postparto.

¿Qué opciones terapéuticas existen en el caso de la depresión postparto?

A diferencia del baby blues, la depresión postparto prolongada se asocia al riesgo de que el niño sufra trastornos en el desarrollo a consecuencia de la mala relación con su madre.

Por lo tanto, no sólo la madre es la única que debe ser tratada, sino también la deficiente relación maternofilial. Dependiendo de la gravedad y los síntomas, existen las siguientes opciones de tratamiento:

  • Tratamiento psicoterapéutico sin medicación (psicoterapia, terapia corporal, terapia de grupo).
  • Tratamiento psicoterapéutico en combinación con medicamentos, los llamados antidepresivos (sin embargo, se debe tener en cuenta que estos medicamentos pasan a la leche materna y, en determinadas circunstancias, será preciso para ello abandonar la lactancia. Por lo tanto, el médico llevará a cabo un análisis exhaustivo de riesgos y beneficios antes de iniciar la terapia y asesorará convenientemente a los padres).
  • Participación de la pareja y otros familiares (aprender a tratar a la persona enferma, desarrollar comprensión y apoyo).
  • Grupos de autoayuda.

Si se requiere terapia hospitalaria, existen tratamientos especiales para la madre y el niño.

El primer punto de contacto para las mujeres afectadas y sus familiares es, sin duda, el ginecólogo o la comadrona. Si la propia madre o su pareja no desean expresar "públicamente" sus preocupaciones sobre la posibilidad de sufrir una depresión postparto, también pueden dirigirse a los centros de asesoramiento de su región, donde los afectados no sólo reciben asesoramiento psicológico, sino que también se les pueden facilitar el contacto con los psicoterapeutas adecuados.

¿Existen métodos de prevención?

Es imposible prevenir completamente el baby blues. Para suavizar los síntomas acompañantes, las mujeres no deben exagerar sus expectativas de "maternidad" durante las últimas semanas del embarazo.

La imagen que se transmite socialmente de la madre, sin agobios y siempre alegre, rara vez coincide con la realidad. También es muy importante que tenga un buen apoyo social. Un compañero psicológicamente fuerte y la familia pueden ayudar a superar con mayor rapidez los estados de ánimo depresivos.

El transcurso de una depresión postparto depende en gran medida de cuándo se detecta. Al principio es difícil distinguir entre la depresión postparto y el baby blues. Muchas mujeres también tratan de ocultar su situación y sufren demasiado tiempo en silencio. Es mejor enfrentarse a los problemas y las molestias existentes y, de ser necesario, buscar ayuda profesional cuanto antes.

¿Pueden los padres también tener baby blues o depresión postparto?

Lo que en principio parece absurdo, puede realmente ocurrir. Obviamente los padres primerizos no experimentan cambios hormonales. Sin embargo, los estudios muestran que cerca del 10 por ciento de todos los padres jóvenes tienen sentimientos de tristeza, ansiedad flotante, ningún interés por el sexo o trastornos del sueño después del nacimiento de sus hijos.

Los síntomas son a menudo sorprendentemente similares a los de las madres que sufren depresión postparto. Los científicos sospechan que muchos hombres creen que el nacimiento de sus bebés es un cambio radical en sus vidas. Algunos sienten miedo al futuro. Como resultado, literalmente pierden su equilibrio mental y emocional. Sin embargo, no hay ayuda para los hombres en esta etapa como la hay para las mujeres.

Conclusión
Desde unos cuantos días de lloros (baby blues) hasta la depresión postparto. Después de dar a luz, muchas madres caen en una depresión.
El baby blues desaparece automáticamente más o menos a los diez días de dar a luz.
Si, transcurridos 14 días, se sigue experimentando un bajón anímico, la causa podría ser una seria depresión postparto.
Una depresión postparto puede perjudicar la relación maternofilial.
Si notas que tú, algún amigo o familiar presentan síntomas de una depresión postparto, es el momento de buscar ayuda profesional o recomendarla.
Consejo de la ginecóloga DRA. Verena Breitenbach
  • Acepta tener sentimientos ambivalentes hacia la maternidad.
  • Involucra a familia y amigos y habla sobre los sentimientos.
Revisado por médicos

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

Revisado por médicos

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

Newsletter

Unsere Newsletter

Mehr Infos, passend zu Ihren Bedürfnissen!

  • Wertvolle Tipps zu Schwangerschaft und Kindesentwicklung
  • Spannende Angebote & Rabatte
  • 5 € windeln.de Gutschein

Jetzt anmelden