Semana de embarazo (SE) 23
Semana de embarazo (SE) 23
https://www.bebitus.com/magazine/sites/default/files/artikel/big/2018-12/semana-23.png
Revisado por comadronas

Semana de embarazo (SE) 23

En la SE 23, el desarrollo físico del bebé está tan completo que es muy probable que sobreviva con la atención médica adecuada en caso de producirse un parto prematuro. En este caso, la medicina moderna se encarga de que pueda seguir creciendo y desarrollándose fuera del útero.

Ina Ilmer
de Ina Ilmer
Comadrona y madre
Jue, 21/11/2013 - 18:50 Fri, 03/27/2020 - 12:53

Las estadísticas médicas muestran que el 53 por ciento de los "bebés prematuros» que ven la luz del día en la semana 23 de embarazo son capaces de conseguirlo.

La formación de los órganos y de las funciones corporales del niño se completa esta semana en sus características básicas, aunque naturalmente estos se irán perfeccionando hasta el nacimiento y durante el periodo posterior. La madre ahora a menudo se marea porque a su circulación le cuesta más transportar sangre de las partes inferiores del cuerpo al corazón. En casos severos, la causa a menudo es la falta de hierro.

El bebé en la SE 23

En la semana 23 del embarazo, el bebé mide entre 29 y 30 centímetros de pies a cabeza y pesa unos 580 gramos. En comparación con la semana pasada, su peso ha vuelto a aumentar significativamente. Sigue con su programa de ejercicios y su entrenamiento de reflejos de forma continua, volviéndose aún más activo que en las últimas semanas.

Los movimientos están cada vez más coordinados. El bebé ya es capaz ahora de darse la vuelta en el vientre, lo que no solo nota la madre, sino que también es visible desde el exterior. Normalmente puede verse como una protuberancia, en la mayoría de los casos el trasero del bebé, se mueve en forma de ola desde un lado del vientre al otro. Los «puñetazos» y patadas del bebé también han ganado fuerza y son claramente visibles a través de la pared abdominal.

Esta semana, la capacidad de percepción del bebé se está haciendo más pronunciada. Sus ondas cerebrales en la semana 23 ya son similares a las de un recién nacido. Se guardan los primeros recuerdos: de las voces de los padres, de música o historias.

El desarrollo físico también continúa progresando rápidamente. Esta semana se abren las fosas nasales, que estaban cerradas hasta ahora. También se desarrollan tanto los pulmones como la circulación pulmonar. Al mismo tiempo, el bebé «inspira y exhala» el líquido amniótico cada vez con mayor intensidad. Debido a que su diafragma no se desarrollará completamente hasta después del nacimiento, a menudo tiene hipo. En la ecografía, el bebé ya parece casi un recién nacido.

Incluso pueden verse ya las primeras almohadillas de grasa. Sin embargo, su completo desarrollo y, por lo tanto, también la capacidad de regular la propia temperatura del cuerpo llevará algo más de tiempo. Si el niño nace ahora, necesitará de asistencia durante mucho más tiempo.

La madre: problemas circulatorios y posible falta de hierro

Notarás en todo momento los movimientos y reacciones del bebé. El sexto mes de embarazo es un momento tranquilo y agradable para la mayoría de las mujeres. Aunque ahora son más notorios los síntomas del embarazo como ardores, ganas frecuentes de orinar y dolor de espalda y ligamentos, el vientre todavía no es tan grande como para suponer una carga pesada para la madre en su vida diaria.

El borde superior del útero se puede palpar unos tres centímetros por encima del ombligo. A propósito, el ombligo de muchas mujeres «sale» hacia fuera, pero después de dar a luz vuelve rápidamente a su estado original. La madre está en contacto físico y mental intensivo con su hijo durante la semana 23 del embarazo, y puede sentir claramente sus actividades las 24 horas del día.

En la semana 23 del embarazo, muchas mujeres sufren una caída repentina de la presión arterial y mareos, lo que se puede observar cuando se incorporan estando acostadas o sentadas. Como resultado del incremento en el volumen sanguíneo, de que los vasos sanguíneos se han agrandados y distendido, así como de la creciente carga causada por el peso del útero y del bebé, es cada vez más difícil para el sistema circulatorio bombear la sangre desde las extremidades de nuevo al corazón.

Los mareos generalmente duran solo unos pocos segundos, tan pronto como el cuerpo está en movimiento desaparecen también las molestias circulatorias. No son peligrosos para el bebé, ya que su circulación sanguínea funciona independientemente del sistema circulatorio de la madre. Los mareos frecuentes y severos, que pueden llevar incluso a la pérdida del conocimiento, deben ser tratados por un médico. La causa reside a menudo en la falta de hierro, que se puede compensar rápidamente tomando suplementos de hierro, aunque solo bajo prescripción médica.

Una forma de lidiar con los mareos a diario es colocar las piernas en alto tanto en posición acostada como sentada para aliviar la circulación al levantarse. Durante las próximas revisiones, el médico realizará un examen más exhaustivo en busca de signos de diabetes del embarazo y síntomas de preeclampsia para intervenir en una fase temprana.

Además, la preparación para el parto es cada vez más importante. La decisión sobre el lugar del nacimiento (parto en casa, centro de partos u hospital) debe tomarse a partir de la semana 23 del embarazo. El médico y la comadrona facilitarán todos los detalles sobre este tema a la embarazada; para las mujeres más jóvenes y en caso de un embarazo sin problemas, las tres opciones son posibles. La elección del lugar de nacimiento ya debería hacerse esta semana.

Muchas mujeres van a las revisiones acompañadas de sus parejas, que por supuesto también pueden plantear sus propias preguntas. Incluso al futuro padre le aguarda una experiencia inolvidable y fascinante con el nacimiento, así que debe convertirse en un verdadero apoyo para su pareja. Las mujeres cuya pareja no pueda estar presente el día del parto o que actualmente no tengan pareja, deben considerar en la semana 23 quiénes pueden acompañarles en su lugar durante el gran momento, por ejemplo, su propia madre o su mejor amiga.

En cualquier caso, es importante contar con un acompañante: en el paritorio ayudan a la madre prestándole un gran apoyo moral y naturalmente también actuando de forma práctica.

Sangre del cordón umbilical: ¿sí o no?

En la SE 23 también es hora de decidir si se desea tomar sangre del cordón umbilical del bebé durante el parto y congelarla para una terapia posterior con células madre. El procedimiento tarda varias semanas en organizarse. Es posible conservar la sangre del cordón umbilical en un banco de sangre privado o cederla a un centro de donación de sangre del cordón umbilical, no en beneficio del niño, sino para ayudar a otras personas enfermas desconocidas. Una combinación de estas dos variantes es normalmente imposible, pero una conservación privada puede convertirse en una donación más tarde.

Según los conocimientos actuales, las células madre de la sangre del cordón umbilical pueden tener un efecto curativo en más de 70 enfermedades diferentes. Sin embargo, el tema ha generado cierta controversia entre médicos y entre el público en general. En la práctica: Las muestras de sangre del cordón umbilical pueden ayudar eficazmente al bebé en su vida posterior en caso de que sufra alguna enfermedad grave.

Sin embargo, la probabilidad de que esto sea necesario es relativamente baja. En cualquier caso, la conservación privada cuesta varios miles de euros, sobre todo porque la conservación de las células madre solo tiene sentido si los preparados se conservan durante mucho tiempo. Surgen incertidumbres, especialmente en el caso de los pagos a plazos debidos a las cargas financieras, pero también sobre la fiabilidad del banco de sangre: ¿qué ocurre con la sangre del cordón umbilical, por ejemplo, en caso de insolvencia?

Además, la sangre del cordón umbilical no siempre es apta para conservarse. Los bancos de sangre reportan tasas de fallo de entre un tres y un 20 por ciento, sin embargo, los padres siguen teniendo que hacer frente a una parte de los gastos.

Resumen de la semana de embarazo 23
La SE 23 es para muchas mujeres, a pesar de la creciente carga, un periodo agradable y relajado del embarazo.
En la semana 23 del embarazo ya se han formado las características básicas del cuerpo y los órganos. En caso de parto prematuro, es muy probable que el niño sobreviva y se desarrolle bien más tarde.
El peso del bebé aumenta de forma continua.
Empiezan a madurar los pulmones y la circulación pulmonar.
La madre sufre a menudo bajones de tensión repentinos y mareos. Las molestias más graves suelen ser consecuencia de falta de hierro. El médico prescribe en este caso suplementos de hierro.
Se debe tomar la decisión de dónde nacerá el bebé y quién acompañará a la madre durante el parto.
Se debe decidir sobre una posible toma de muestras y conservación de la sangre del cordón umbilical. La extracción de sangre se realiza durante el parto. Sin embargo, se necesitan varias semanas para prepararlo.
Revisado por comadronas

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

 
 
1er día del último período
 
Duración del ciclo
Dias
 

La fecha de nacimiento calculada es*

 
 
 
 
 
 
 

*Por supuesto, muchos bebés no tienen una fecha específica. La mayoría nace dentro de un período de dos semanas antes o después. El obstetra podrá corregir la fecha de nacimiento en el curso del embarazo.

Revisado por comadronas

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

 
 
1er día del último período
 
Duración del ciclo
Dias
 

La fecha de nacimiento calculada es*

 
 
 
 
 
 
 

*Por supuesto, muchos bebés no tienen una fecha específica. La mayoría nace dentro de un período de dos semanas antes o después. El obstetra podrá corregir la fecha de nacimiento en el curso del embarazo.

Newsletter

Unsere Newsletter

Mehr Infos, passend zu Ihren Bedürfnissen!

  • Wertvolle Tipps zu Schwangerschaft und Kindesentwicklung
  • Spannende Angebote & Rabatte
  • 5 € windeln.de Gutschein

Jetzt anmelden