Semana de embarazo (SE) 39
Semana de embarazo (SE) 39
https://www.bebitus.com/magazine/sites/default/files/artikel/big/2018-12/semana-39.png
Revisado por comadronas

Semana de embarazo (SE) 39

Los últimos preparativos para el parto: a partir de esta semana, ya no tienes nada más que hacer respecto al embarazo aparte de esperar, esperar y esperar.

Ina Ilmer
de Ina Ilmer
Comadrona y madre
Mié, 27/11/2013 - 16:12 Wed, 06/12/2019 - 13:37

El bebé en la SE 39

En la semana 39 del embarazo, el bebé mide unos 50 o 51 centímetros de pies a cabeza y pesa alrededor de 3250 gramos. El crecimiento del bebé a lo largo se ha ido ralentizando cada vez más en las últimas semanas y, en el caso de muchos niños, finalizó casi por completo en la semana 36. Tanto la altura como el peso son promedios. Además de los bebés pequeños y frágiles, que pesan algo menos de 3000 gramos al nacer, también existen los pequeños «pesos pesados», que pueden llegar a pesar cuatro kilos al llegar al mundo.

La semana pasada, el bebé ya terminó la fase de maduración de los pulmones. Estos han empezado a producir cortisona, que permitirá que se abran sin problemas después del nacimiento y que el ritmo respiratorio se estabilice rápidamente.

En caso de que el parto aún se haga esperar en la SE 39, el bebé sigue almacenando reservas de grasa. Sus movimientos apenas se aprecian ahora, ya que no tiene casi espacio en el útero. El bebé duerme la mayor parte del día. Aunque el lanugo ha desaparecido casi por completo, algunos nacen con una pelusilla fina en algunas partes del cuerpo, que se cae durante las primeras semanas de vida.

En la semana de embarazo 39 se dibujan surcos profundos en las encías del bebé. Los gérmenes de los dientes de leche ya se han formado en el segundo trimestre y ahora se dibujan sus contornos con mayor intensidad. Los primeros dientecitos le saldrán a partir del sexto mes de vida.

El líquido amniótico en la SE 39 ya no es claro, sino que ha adquirido un tono blanco lechoso. El responsable es el vérnix caseoso que se ha disuelto en el líquido y las células muertas de la piel del bebé. Los últimos días antes del parto, la capa de piel superior del bebé se pela y se ve reemplazada por piel nueva.

Para prepararse para el parto, el cuerpo del bebé libera ahora aún más hormonas. Durante el proceso del parto, su sistema endocrino producirá más hormonas del estrés que en cualquier otro momento de su vida posterior. Inmediatamente después del nacimiento, estas hormonas ayudan al neonato a poner en marcha sus funciones corporales sin la ayuda de la placenta.

La madre: el instinto del nido y la espera

Consejo:
La cuenta atrás ha empezado y los futuros padres ahora no pueden hacer más que esperar.

Durante la semana de embarazo 39, muchas mujeres sienten un fuerte «instinto de nido» y no pueden parar de limpiar, ordenar y organizar. Si bien es cierto que estas labores ocupan el tiempo de espera hasta el parto, en lo que al físico se refiere no son precisamente ideales. Es mejor que la madre se concentre ahora en acumular aún más fuerzas antes del gran día. De las cuestiones prácticas más importantes se puede encargar ahora la pareja, los amigos o la familia.

Durante la SE 39, la espera del parto inminente ocupa la mayor parte del día de la futura madre. Las primerizas a menudo temen que se rompa el saco amniótico de forma inesperada, algo que la mayoría de gente dramatiza un poco. En la práctica, una rotura del saco amniótico prematura solo sucede a aproximadamente el 15 por ciento de las mujeres. Después de la rotura del saco amniótico pueden pasar horas hasta la aparición de las primeras contracciones.

Por lo tanto, casi siempre hay tiempo de sobras para llamar a la comadrona y al médico y ponerse en camino al hospital tranquilamente, o bien para informar a la comadrona a domicilio. En España, el 99 % de los bebés llegan al mundo en un hospital y el resto nacen en casa, en el contexto de un parto domiciliario.

¿Cuánto dura el parto?

Una pregunta importante para muchas mujeres en la SE 39 es cuánto durará el parto de su bebé. Esto no lo puede predecir nadie con exactitud y los promedios ofrecen, en el mejor de los casos, una orientación aproximada. El nacimiento del primer bebé suele durar unas 13 horas, aunque no es raro que supere las 20 horas. Sin embargo, a veces llega al mundo mucho más rápido.

Las mujeres que ya tienen hijos normalmente dan a luz más rápido en partos posteriores, con una media de unas ocho horas. El inicio del parto lo marcan las contracciones que afectan al orificio uterino, es decir, cuando la embarazada nota las verdaderas contracciones de dilatación que empiezan a abrir el orificio uterino. Algunas mujeres sienten contracciones previas intensas y muy dolorosas algunas horas antes, mientras que con otras, el parto empieza directamente con las contracciones de dilatación.

Los llamados partos precipitados, que duran menos de dos horas, son muy poco frecuentes y suelen darse solo en mujeres que ya tienen varios hijos. Las contracciones de dilatación son muy efectivas en estos casos, pero apenas causan dolor. La embarazada se ve sorprendida de repente por las contracciones de presión. Con los partos muy largos y agotadores tanto para la madre como para el bebé, las mujeres tienen contracciones de dilatación dolorosas, pero poco efectivas. Desde el punto de vista obstétrico, este es el caso cuando el orificio uterino se dilata menos de un centímetro por hora durante la fase de dilatación.

Estimulación de la actividad de las contracciones con varios métodos posibles

Con partos muy largos y contracciones reducidas, la comadrona o el médico primero intentan excitar la actividad de las contracciones estimulando el orificio uterino manualmente. De esta manera se liberan prostaglandinas, que desempeñan un papel importante como «hormonas de dilatación» durante el parto. En caso de que el saco amniótico aún no se haya roto, se puede abrir manualmente con un instrumento largo y delgado o bien con un guante de dedo ginecológico.

También se pueden administrar medicamentos que fomenten las contracciones, pero, dado que cada parto tiene su propio ritmo, solo deberían usarse si el proceso realmente se interrumpe y si la madre y el bebé están agotados. Primero se administra prostaglandina en forma de supositorio vaginal o como gel en el orificio uterino. A continuación pueden producirse contracciones muy intensas. Si este tratamiento no da resultado, se administra un suero a la embarazada.

Consejo:
Con un plan para el parto puedes determinar de antemano qué recursos o analgésicos quieres para el nacimiento.

La solución para perfusión está compuesta sobre todo de Syntocinon, una versión sintética de la oxitocina, la hormona de la subida de la leche y de la sexualidad. Este método es muy eficaz, pero su aplicación está asociada con un aumento repentino de la intensidad de las contracciones y, a menudo, con dolores muy fuertes y a veces incontrolables provocados por estas. En estos casos, los obstetras recomiendan aplicar anestesia epidural local. Además de los métodos estándar para estimular las contracciones, muchas comadronas utilizan técnicas naturistas para fomentar el inicio del parto y el desarrollo de las contracciones.

Las causas de un parto muy lento pueden ser la postura inadecuada del bebé, contracciones demasiado débiles, una pelvis muy estrecha o lesionada anteriormente y bloqueos físicos, que puede resolver el obstetra con suavidad. También el miedo y una tensión física muy fuerte de la madre pueden bloquear el proceso del parto.

El acompañamiento cariñoso de la pareja y del personal médico puede ayudar mucho. Asimismo, un cambio de la posición de parto a una postura cómoda para la madre, así como un aporte suficiente de energía y líquidos pueden devolver el buen ritmo a un parto estancado. Por eso es bueno que, en la primera fase del parto, la madre coma algún tentempié ligero y beba bastante.

Resumen de la semana de embarazo 39
La SE 39 gira en torno a esperar al parto inminente. Muchas mujeres compensan su impaciencia con un instinto de nido intenso, pero deben procurar que ello no impida que puedan recobrar fuerzas para el parto.
Durante la semana 39 de embarazo, el parto puede empezar en cualquier momento.
El cuerpo del bebé produce hormonas del estrés con mayor intensidad, que lo ayudan a soportar el parto y a poner en marcha sus funciones corporales fuera del seno materno.
Los movimientos del bebé han disminuido drásticamente, ya que apenas tiene espacio en el útero.
Los contornos de los gérmenes dentarios del bebé se ven claramente.

app Bebitus

Revisado por comadronas

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

 
 
1er día del último período
 
Duración del ciclo
Dias
 

La fecha de nacimiento calculada es*

 
 
 
 
 
 
 

*Por supuesto, muchos bebés no tienen una fecha específica. La mayoría nace dentro de un período de dos semanas antes o después. El obstetra podrá corregir la fecha de nacimiento en el curso del embarazo.

Revisado por comadronas

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

 
 
1er día del último período
 
Duración del ciclo
Dias
 

La fecha de nacimiento calculada es*

 
 
 
 
 
 
 

*Por supuesto, muchos bebés no tienen una fecha específica. La mayoría nace dentro de un período de dos semanas antes o después. El obstetra podrá corregir la fecha de nacimiento en el curso del embarazo.

Newsletter

Unsere Newsletter

Mehr Infos, passend zu Ihren Bedürfnissen!

  • Wertvolle Tipps zu Schwangerschaft und Kindesentwicklung
  • Spannende Angebote & Rabatte
  • 5 € windeln.de Gutschein

Jetzt anmelden