Cuando el niño os pilla en la cama
Cuando el niño os pilla en la cama
https://www.bebitus.com/magazine/sites/default/files/artikel/big/2017-06/vom_kind_beim_sex_erwischt_artikel.jpg
Revisado por comadronas

Cuando el niño os pilla en la cama

Cómo comportarse: estaba siendo una velada maravillosa que debía terminar en la romántica intimidad de la pareja, cuando, de repente, se abre la puerta y os pilla el niño en la cama. ¡Qué incómodo! Se queda ahí plantado y parece confundido por lo que están haciendo sus padres. ¿Cuál es la mejor manera de reaccionar en estas situaciones?

Redacción Bebitus
de Redacción Bebitus
Mar, 21/08/2018 - 13:31 Thu, 03/28/2019 - 15:16

Pillados in fraganti: ¿qué hay que hacer?

Probablemente vosotros os asustéis más que el niño cuando este os pille en la cama. Mantened la calma y recordad que no habéis hecho nada malo. Saludad al niño con total normalidad y preguntadle qué quiere.

El niño puede reaccionar de mil maneras. Entre otras cosas, esto depende de la edad, pero también de en qué posición os haya pillado y de si se estaban oyendo ruidos «raros». Un niño pequeño probablemente no se dé cuenta de que se encuentra en una situación poco habitual, mientras que los niños mayores en edad escolar seguramente ya saben de qué va y normalmente se retiran en silencio.

También puede pasar que el niño se quede frente a la cama con la boca abierta y os pregunte qué estáis haciendo. El modo en el que debéis reaccionar, aparte de no perder la calma, depende de la reacción del niño.

Si es pequeño, podéis subirlo a la cama para abrazarlo o llevarlo de nuevo a su cama, como lo haríais normalmente. Si el niño se va del dormitorio por sí solo, no hace falta que corráis preocupados detrás de él. Podéis vestiros con tranquilidad y después ir a preguntarle qué quería.

Si el niño pregunta qué estabais haciendo, responded en función de su edad. A un niño pequeño le podéis decir que os estabais dando mimos porque os queréis. Si estaba preocupado por los fuertes gemidos o por alguna otra cosa, también le podéis decir que os estabais divirtiendo y os habéis alborotado.

Cuanto mayor sea el niño, más concretos podéis ser, aunque la explicación no tiene por qué ser que estabais practicando sexo: los papás y las mamás hacen estas cosas cuando se quieren e incluso su hijo nació de un acto de amor. Si elegís las palabras en función de su edad y de su capacidad de comprensión, el niño apenas sentirá confusión.

Por lo tanto, como habéis hecho algo totalmente normal, podéis comportaros de forma normal al respecto. A veces reírse también puede relajar el ambiente.

Reacciones inadecuadas

Nunca echéis ni riñáis al niño porque se haya quedado ahí parado de repente. Intentad ocultar vuestra posible inseguridad y no perdáis la calma: no os tapéis las partes del cuerpo desnudas ni huyáis de la cama. De lo contrario, el niño pensará que estabais haciendo algo malo. Tampoco lo colméis de explicaciones si él mismo no pregunta.

Si no podéis ocultar vuestro sobresalto, no os refugiéis en excusas. Simplemente, podéis decir que os habéis asustado y reíros juntos del tema.

¿En qué está pensando el niño?

Los niños tienen diferentes talentos y, de la misma manera, procesan sus impresiones de distinta forma. Cuáles son estas impresiones es algo que depende de la situación, que, junto con la edad del niño, influyen en la medida en la que este pensará después en lo ocurrido. Las posturas sexuales extravagantes lo confundirán más que un discreto misionero debajo del edredón.

Posiblemente, la reacción también dependerá de cómo tratéis la sexualidad. Si para el niño es normal ver a papá o a mamá desnudos de vez en cuando y si está acostumbrado a que se abracen y se besen, entonces podrá lidiar con el hecho de verlos abrazados y desnudos en la cama.

Si piensa mucho en lo que ha visto, es posible que os haga preguntas al día siguiente o más adelante. Contestadle de la manera más natural posible con palabras claras que se ajusten a su edad. No obstante, los psicólogos recomiendan que uno no busque esta conversación por sí mismo, ya que el niño podría percibir que os sentís forzados a dar explicaciones y que esto os desconcierta.

La cosa cambia si notáis una reacción muy intensa por su parte. Si tenéis la impresión de que a vuestro hijo le va a costar procesar la experiencia, buscad la conversación, pero no lo agobiéis.

Preguntadle qué lo preocupa y hablad del tema de manera totalmente casual. Si el niño se encierra en sí mismo o vosotros os sentís desbordados, puede que lo mejor sea buscar ayuda profesional. Un psicólogo os ofrecerá las respuestas que necesitáis.

No obstante, una reacción así es rara entre los niños. Puede estar causada por un comportamiento inadecuado de los padres o por una visión reprimida de la sexualidad en la familia. Independientemente de cuál sea el motivo, es importante ayudar al niño a procesarlo para que no desarrolle problemas con su propia sexualidad.

El tratamiento de la sexualidad

La sexualidad ya no es un tabú en la sociedad. No obstante, para muchas personas, el acto sexual es una situación íntima que no quieren publicar a los cuatro vientos. Por lo tanto, quieren vivirlo sin espectadores. La manera más segura de evitar que vuestro hijo os pille es cerrar la puerta con llave o elegir un momento en el que el niño no esté en casa.

No obstante, es importante que tratéis la sexualidad de forma abierta. Esto empieza por el comportamiento de uno mismo, ya que sentir vergüenza está fuera de lugar. El cuerpo humano es algo natural y los hombres y las mujeres tienen aspectos distintos. Vuestro hijo puede ir entendiéndolo poco a poco, ya que, tarde o temprano, se preguntará por qué esto es así.

Ahora os tocará a vosotros dar explicaciones que se ajusten a la edad del niño. Si os cuesta mucho, a lo mejor podéis usar libros infantiles que os ayuden. Estos libros tienen dibujos y los podéis hojear juntos mientras le explicáis al niño lo que se ve en las imágenes, o incluso dejar que lo cuente él mismo.

Contestad a preguntas como «¿Cómo llega el bebé a la barriga y cómo vuelve a salir?» sin tapujos o recurrid de nuevo a los libros infantiles para responderlas. A lo mejor surgen preguntas incómodas sobre qué hacéis realmente cuando os queréis mucho; muchos niños intuyen que ahí «pasa algo» o pescan cosas en el día a día.

Básicamente, tened en cuenta que, cuanto más natural sea vuestra visión de la sexualidad, más lo será la de vuestro hijo. Si alguna vez os pilla en la cama, es más fácil para todos que lidiéis con ello.

Conclusión
No convirtáis la sexualidad en un tabú.
Dad explicaciones ajustadas a la edad, responded preguntas.
Si os pilla, mantened la calma.
No os enfadéis ni os disgustéis.
No colméis al niño de explicaciones.
Aprovechad su disposición para hablar.
Revisado por comadronas

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

Revisado por comadronas

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

Newsletter

Unsere Newsletter

Mehr Infos, passend zu Ihren Bedürfnissen!

  • Wertvolle Tipps zu Schwangerschaft und Kindesentwicklung
  • Spannende Angebote & Rabatte
  • 5 € windeln.de Gutschein

Jetzt anmelden