Bebés y mascotas
Bebés y mascotas
https://www.bebitus.com/magazine/sites/default/files/artikel/big/2017-06/familie_familienleben_babys_und_haustiere_artikel.jpg
Revisado por terapeutas

Bebés y mascotas

Así funciona la convivencia: mucha gente cree que los perros, gatos, hámsteres y otras mascotas tienen un efecto positivo en la vida familiar y en el desarrollo social de bebés y niños.

Nicole Ulrich
de Nicole Ulrich
Terapeuta infantil
Vie, 04/07/2014 - 10:14 Wed, 05/15/2019 - 12:49

Cómo acostumbrar a la mascota al nuevo miembro de la familia

Cuando llega un bebé a la familia, a algunos gatos y perros al principio les cuesta acostumbrarse al recién llegado. Por el contrario, muchos animales ya perciben los cambios durante el embarazo de forma muy consciente y presienten que pronto va a pasar algo importante.

Deja que el animal participe en los cambios inminentes. Si, por ejemplo, el antiguo despacho que tenía un rincón para él ahora se convierte en la habitación del bebé, una zona prohibida, puedes enseñarle a tu mascota durante el embarazo que ya no puede usar más esa habitación.

Por ejemplo, si dejas que el peludo olfatee cosas que haya llevado el bebé antes de volver a casa con él, la sorpresa ya no será tan grande porque reconocerá su olor.

Si se pone atención y perseverancia, es raro que aparezcan celos. Con los gatos y los perros, más bien existe el peligro de que desarrollen un marcado instinto protector. Por lo tanto, el perro que hasta ahora era pacífico podría gruñir y ponerse agresivo con los extraños si estos se acercan demasiado al carrito mientras estáis de paseo.

Los pros y los contras

Hay muchos argumentos a favor de que los bebés crezcan en compañía de mascotas:

  • Estímulos más intensos a la hora de desarrollar habilidades sociales y una mayor responsabilidad frente a otros seres vivos
  • Reducción del riesgo de desarrollar alergias
  • El contacto prematuro con animales que deriva en un vínculo más intenso con la naturaleza
  • Factor de diversión y cariño adicional para todos los miembros de la familia, siempre que la mascota presente las cualidades correspondientes y le guste compartir con sus compañeros humanos

Algunos padres tienen dudas sobre:

  • La seguridad del bebé
  • La higiene y la limpieza
  • La inversión de tiempo y dinero adicional
  • La felicidad del animal

Estas dudas están totalmente justificadas, pero a menudo se pueden zanjar siguiendo algunas indicaciones.

No se debe dejar a un perro ni a un gato solos en una habitación con un bebé o un niño pequeño sin supervisión. Si los niños pequeños molestan al animal, lo agarran con fuerza del pelo o se apropian de sus juguetes, puede que la mascota reaccione de forma imprevista.

El animal no debería poder entrar en la habitación del niño, ya que se pondría a dormir demasiado a gusto en la cómoda cuna. Puedes poner una red alrededor de la cuna para evitar que el gato salte sobre el bebé mientras este duerme.

Y, al revés, mantén al bebé alejado de la comida del animal y de la arena del gato. Además, si tenéis jardín y una puerta con gatera, es conveniente que la bloqueéis para evitar que el pequeño salga a explorar sin supervisión.

Aunque está demostrado que tener animales de compañía puede prevenir la aparición de alergias, es posible que, a pesar de todo, el niño desarrolle una alergia al pelo del animal. Lo mejor es que tengáis en cuenta esta posibilidad antes del parto y penséis de antemano en quién podría adoptar al animal en el peor de los casos.

Respecto a la seguridad y la higiene, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Los gatos pueden ser transmisores del germen patógeno de la toxoplasmosis. Esta puede dañar al feto si la embarazada no es inmune. Con un análisis de sangre durante el embarazo se puede conocer el riesgo de infección. También deberías comprobar si tu gato tiene toxoplasmosis.
  • Los animales pueden transmitir parásitos, como gusanos, pulgas y garrapatas. Por eso, es importante lavarse las manos a menudo y examinar la piel atentamente para detectar posibles garrapatas.
  • Los acuarios, las jaulas y los terrarios se deben colocar en un sitio seguro y no deben encontrarse en la habitación del niño.
CONCLUSIÓN
Deja que el animal participe en los cambios inminentes.
Las mascotas pueden favorecer el sentido de responsabilidad del niño frente a otros seres vivos e intensificar su vínculo con la naturaleza.
No obstante, un animal requiere una inversión de tiempo y dinero. Piensa en si podréis hacer frente a todo cuando tengáis un hijo.
Una higiene deficiente con animales puede dañar al bebé tanto dentro como fuera del seno materno.
No dejes al bebé solo con el animal sin supervisión.
Revisado por terapeutas

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

Revisado por terapeutas

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

Newsletter

Unsere Newsletter

Mehr Infos, passend zu Ihren Bedürfnissen!

  • Wertvolle Tipps zu Schwangerschaft und Kindesentwicklung
  • Spannende Angebote & Rabatte
  • 5 € windeln.de Gutschein

Jetzt anmelden