Cómo quitarle el biberón y el chupete al bebé
Cómo quitarle el biberón y el chupete al bebé
https://www.bebitus.com/magazine/sites/default/files/artikel/big/2017-06/kleinkind_erziehung_schnuller_und_flaschenentwoehnung_artikel.jpg
Revisado por comadronas

Cómo quitarle el biberón y el chupete al bebé

Hacerlo de golpe funciona solo en raras ocasiones: los bebés tienen un reflejo de chupar que les asegura la toma de alimentos durante los primeros meses de vida. Además, el acto de chupar los tranquiliza. Por eso, algunos bebés se quedan dormidos durante la lactancia o después, un efecto similar al de los chupetes y los biberones.

Christina Altmann
de Christina Altmann
Comadrona y madre
Mié, 22/08/2018 - 13:55 Thu, 07/25/2019 - 15:01

Los chupetes y los biberones relajan

El efecto relajante del chupeteo es consabido. De hecho, los no natos ya se chupan el pulgar en el seno materno. Cuando el bebé llora, a menudo basta con darle el chupete o el biberón para que se quede contento.

Es comprensible y razonable que los padres utilicen estos métodos para que su bebé se duerma o incluso para acallar sus propios nervios.

Mientras utilicen un chupete adecuado para la mandíbula y no rellenen el biberón con bebidas azucaradas ni ácidas, no hay nada que objetar.

Sin embargo, el bebé va creciendo y en algún momento tendrá que dejar el chupete y reducir el uso del biberón.

¿Cuándo y por qué hay que desacostumbrarlo?

Muchos dentistas y pediatras recomiendan ir quitándole paulatinamente al bebé el chupete y el biberón a partir del 15.º mes de vida aproximadamente. En teoría, esto puede empezar a hacerse en cuanto disminuye la necesidad de chupar.

El proceso se vuelve tanto más difícil cuanto más tiempo se ha acostumbrado el bebé y, a medida que va pasando el tiempo, las malas posiciones de los dientes son cada vez más probables.

El riesgo aumenta con el chupeteo constante a diario, ya que los médicos no desaconsejan que lo haga brevemente.

Desde el punto de vista médico y psicológico, el chupeteo debería terminar como muy tarde cuando tenga edad para ir a P3.

De lo contrario, el niño podría ser objeto de burlas y podrían movérsele los dientes anteriores de la mandíbula superior, lo que se conoce como «mordida abierta». Cuando se inicia esta posición viciada de los dientes, es hora de dejar el chupeteo.

Las posiciones viciadas no aparecen en todos los niños, pero si aparecen, pueden tener consecuencias importantes. Morder y masticar la comida se vuelve más difícil y los niños con mordida abierta duermen con la boca abierta. Esto provoca que se sequen las mucosas y que aumente la propensión a las caries y a las infecciones.

Para no entorpecer el desarrollo del habla, enseña a tu hijo a hablar siempre sin el chupete en la boca. De lo contrario, se acostumbrará rápido a un habla viciada debido al chupete, lo que hará que le cueste especialmente articular los sonidos sibilantes. Hablar sin su querido chupete también es el primer paso para que empiece a prescindir de él conscientemente.

Lo que estamos diciendo del chupete se aplica también al biberón.

Cómo despedirse del chupete y del biberón

El chupete y el biberón se han convertido en una parte esencial de la vida y para muchos niños es muy difícil prescindir de ellos. Dejarlos de golpe solo funciona en raras ocasiones.

Darle explicaciones a un niño pequeño no ayuda, ya que no entiende nada de posiciones viciadas de los dientes y trastornos del habla.

Lo que sí que puede funcionar es decirle que ya es mayor y que ya no necesita a sus hasta ahora fieles compañeros, aunque esto tampoco es garantía de éxito.

Por regla general es un proceso que puedes fomentar de forma activa. Primero puedes reducir los tiempos de chupeteo.

Con un año de vida, muchos niños ya pueden entender que solo podrán usar el chupete y el biberón en el coche o en la cama. Por supuesto, esto requiere paciencia y perseverancia.

Entre el primer y el segundo cumpleaños puedes hacer que el chupeteo solo se use como ayuda para dormir.

Hay algunos rituales que te pueden ayudar: durante el cuento de buenas noches, el chupete o el biberón aún pueden estar presentes, pero luego hay que dormir sin ellos.

Naturalmente, no todos los niños se deshabitúan tan fácilmente. No obstante, hay algunos trucos que te pueden ayudar.

Trucos

Hay muchas posibilidades, así que seguro que enseguida encontrarás la que mejor se adapte a tu hijo. En primer lugar, resulta muy práctico no tener chupetes y biberones por todas partes al alcance del niño. Esto induce a que los pida o a que los coja él mismo.

Muchas veces funciona la historia del hada del chupete: si el niño renuncia a él, el hada le trae un regalo. Por ejemplo, puedes ponérselo al lado para que lo vea cuando se levante después de la primera noche sin chupete.

Explícale una y otra vez la historia del hada que sale por la noche y que colecciona chupetes para llevárselos a los bebés pequeños que los necesitan. A lo mejor él mismo deja a su fiel acompañante junto a la ventana para que el hada lo pueda recoger.

O quizás haya un árbol de los chupetes cerca que podéis visitar juntos hasta que el niño esté preparado para dejar su chupete colgando de las ramas.

También puede ayudar pinchar la tetina con una aguja. De esta manera, el chupeteo se vuelve diferente y ya no les gusta a algunos niños. Otra opción es cortar un trocito de la tetina cada x días. Cuando más corta sea, más incómodo será chuparla.

Para deshabituarlo al biberón puedes ofrecerle una taza divertida con la que beber pueda resultar más divertido.

Para deshabituarlo, elige un momento tranquilo sin grandes cambios. Una mudanza o el nacimiento de un hermanito son momentos de alboroto en el día a día y es probable que el niño necesite el chupete para tranquilizarse.

Paciencia y comprensión

Hay niños que prescinden del chupete y del biberón de buena gana, mientras que otros se empeñan en usarlos con insistencia.

En el último caso, piensa siempre que se trata de una ayuda psicológica que tu hijo valora mucho. ¿Por qué iba a renunciar a ella?

Siempre es preferible usar el método suave y los trucos y no ejercer presión. Algún día, el niño estará preparado para dejar el chupete.

Posibles consecuencias de la deshabituación

Si tu hijo lleva muchos meses durmiéndose solo con el chupete o el biberón, puede que le cueste dormirse sin ellos. También en situaciones cotidianas, como en los viajes en coche o de compras, la cosa podría ponerse turbulenta.

De nuevo, sé paciente e imaginativa. Distráelo y ofrécele alternativas. Estas fases agitadas cada vez durarán menos y se producirán con menos frecuencia.

En cualquier caso, las ventajas sin chupete prevalecen sobre las posibles desventajas: el niño es más independiente, se reduce el riesgo de que se le produzcan posiciones viciadas de los dientes y el desarrollo del habla no se ve entorpecido por el chupete.

No obstante, los chupetes y los biberones son claramente preferibles al pulgar. Las tetinas son más blandas y tienen una forma más adecuada para la mandíbula, siempre que la calidad sea buena.

Los niños que se chupan el pulgar son más propensos a que la mandíbula se les desarrolle erróneamente.

Resumen de los consejos para decir adiós al chupete y al biberón:

  • Aprovecha la disminución de la necesidad de chupetear.
  • Reduce sucesivamente los tiempos de uso del chupete.
  • Observa el desarrollo de los dientes y del habla.
  • Invéntate historias o rituales.
  • Manipula las tetinas.
  • No presiones al niño.
Consejo de la comadrona Christina Altmann
  • En el sentido de la evolución biológica, está demostrado que la necesidad natural de chupetear desaparece entre el tercer y el séptimo año de vida. Piensa en esto cuando intentes deshabituarlo mucho antes y el niño no esté de acuerdo. Llegados a este punto, puedes reconsiderar la decisión.
Revisado por comadronas

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

Revisado por comadronas

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

Newsletter

Unsere Newsletter

Mehr Infos, passend zu Ihren Bedürfnissen!

  • Wertvolle Tipps zu Schwangerschaft und Kindesentwicklung
  • Spannende Angebote & Rabatte
  • 5 € windeln.de Gutschein

Jetzt anmelden