Espasmos del llanto
Espasmos del llanto
https://www.bebitus.com/magazine/sites/default/files/artikel/big/2017-06/baby_leben_mit_baby_schreikrampf_artikel.jpg
Revisado por comadronas

Espasmos del llanto

Los gritos de los bebés no son nada raro, pero no siempre se trata de espasmos del llanto. El primer grito que da al nacer es agradable, pero los meses siguientes, la demostración a viva voz de sus necesidades se convierte en una prueba de paciencia para los padres. Los niños gritan mucho en la fase rebelde, pero ¿qué se puede hacer si el niño grita hasta perder la consciencia?

Redacción Bebitus
de Redacción Bebitus
Mar, 21/08/2018 - 10:02 Tue, 07/16/2019 - 12:08

Cómo detectar los espasmos del llanto

Los espasmos del llanto, también conocidos como espasmos del sollozo, aparecen a veces en los niños pequeños cuando estos reaccionan con arrebatos a estímulos como el dolor físico, la rabia, la decepción o los sustos.

Suelen aparecer a partir del sexto mes y normalmente desaparecen por sí solos el quinto o sexto año de vida. Los primeros meses y en edad escolar, estos espasmos son más raros.

Los niños más sensibles o vivaces tienden más a tenerlos que otros porque son especialmente emotivos y primero tienen que aprender a tratar con sentimientos intensos.

Hasta que lo aprenden y pueden expresarse de otra manera, solo les queda la opción de gritar.

Si tu hijo está poniendo una cara furiosa, insegura o asustada, puede que se avecinen espasmos del llanto. Si el niño empieza a gritar, ya se deja llevar.

La situación lo supera, lo que lo desconcierta y lo lleva a gritar aún más. Al cabo de un tiempo estará totalmente agotado, momento en el que puede que pare de respirar de repente.

Algunos niños se obstinan tanto que se les ponen los labios azules. Este estado puede llevar a la inconsciencia, acompañada de convulsiones espasmódicas.

Al principio, para los padres esto supone un shock, pero el niño suele volver en sí pasados unos segundos o minutos. Normalmente, el cansancio persiste y el niño quiere dormir a continuación.

¿Por qué se quedan inconscientes?

El niño se encuentra en un estado de excitación extremo, algo que afecta al sistema nervioso autónomo y a la circulación. La tensión arterial disminuye y el pulso se ralentiza.

Esto es totalmente normal, ya que el cuerpo cambia a «medio gas» para superar el estado de excitación.

Esto va acompañado de un estrechamiento de la glotis, que provoca un paro respiratorio con un cierre espasmódico. Todos estos procesos juntos reducen el suministro de oxígeno: la piel se pone azul y la falta de oxígeno en el cerebro lleva a la inconsciencia.

Cuanto más tiempo esté expuesto el cerebro a un abastecimiento de oxígeno reducido, más probable es que el niño sufra los llamados espasmos extensores, que duran pocos segundos, antes de que vuelva en sí. Es muy raro que se produzcan complicaciones.

Prevención

No siempre se pueden evitar los espasmos del llanto. Si detectas signos de susto, miedo o inseguridad como los que suelen preceder a un episodio de espasmos, intenta desviar la atención del niño y ofrécele cariño y tranquilidad.

Incluso cuando se produzcan ataques de rabia, es mejor que estés tranquila para no empeorar aún más la situación, ya muy cargada de energía. Con la rabia y la terquedad es importante mantener una perseverancia comprensiva.

Esto no garantiza que puedas sacar al niño de ese estado, pero vale la pena intentarlo.

Medidas en caso de ataque

Si los espasmos del llanto ya han empezado es más difícil sacar al niño de este estado. Por lo tanto, mantén la calma. Con algunos niños, el contacto o la persuasión tranquilizadora ayudan, pero otros no reaccionan en absoluto a estos estímulos.

Lo más importante es que no te dejes llevar por el pánico cuando el niño deje de respirar y se quede inconsciente. Colócalo de lado y habla con él tranquilamente.

Normalmente no hace falta llamar al médico de urgencias, como te dirán los médicos. Solo hay que preocuparse si los espasmos durante la inconsciencia duran más de lo normal.

Si sospechas que el causante de los ataques es una enfermedad, un EEG puede darte la respuesta: con los espasmos del llanto solo se produce una ralentización de las funciones corporales, pero no se detectan actividades epilépticas ni ninguna otra anomalía.

Conclusión

No olvides que muchos niños padecen los espasmos del llanto. La frecuencia con la que aparecen depende del niño y la intensidad de los ataques varía.

Se podría decir que un ataque de espasmos del llanto sucede cuando algo sobrepasa al niño y su cuerpo reacciona en consecuencia para mantener todas las funciones y superar ese estado. Por eso, los niños vuelven a recuperar la consciencia poco después.

  • Reacción emocional del niño
  • Cuando se siente sobrepasado, el niño se expresa gritando.
  • El cuerpo reacciona en consecuencia.
  • Es posible que deje de respirar y pierda la consciencia.
  • Mantén la calma.
  • Pon al niño de lado
Consejo de la comadrona Christina Altmann
  • Observa al niño y reacciona conscientemente a las señales precoces: muchos ataques de rabia se pueden evitar antes de que estallen.
Revisado por comadronas

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

Revisado por comadronas

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

Newsletter

Unsere Newsletter

Mehr Infos, passend zu Ihren Bedürfnissen!

  • Wertvolle Tipps zu Schwangerschaft und Kindesentwicklung
  • Spannende Angebote & Rabatte
  • 5 € windeln.de Gutschein

Jetzt anmelden