¿Problemas con el sueño del bebé después de las vacaciones?
https://www.bebitus.com/magazine/sites/default/files/artikel/big/2019-08/Jungle%20Stack_Grobag1.jpg
Revisado por terapeutas

¿Problemas con el sueño del bebé después de las vacaciones?

Días más largos, horarios relajados, siestas que se prolongan… Al terminar las vacaciones, es posible que a tu bebé le cueste volver a coger el ritmo diario, sobre todo en lo que respecta a los horarios de sueño. ¿Has probado los siguientes trucos?

Redacción Bebitus
de Redacción Bebitus
Jue, 29/08/2019 - 10:19 Wed, 11/13/2019 - 12:19

Se acaba el verano y a la típica “depresión” posvacacional y los preparativos para la vuelta al cole, se suma un factor inesperado: tu bebé no duerme tan bien como antes. Le cuesta dormirse, se despierta antes de hora o bien su sueño sufre varias interrupciones durante la noche, con el consiguiente trastorno para toda la familia.

¿Lo estás viviendo en tus propias carnes? Estas regresiones del sueño son frecuentes en esta época del año, ya que a los bebés les cuesta volver a la rutina tras la relajación de horarios propia de las vacaciones. Aquí tienes unos cuantos consejos útiles que nos hacen llegar desde Gro, la marca de accesorios especializada en el sueño del bebé.

Patrones horarios para el descanso

La mejor forma de combatir las alteraciones del sueño es volver a establecer patrones horarios para el descanso del bebé. No se trata de seguirlos estrictamente, pero sí de que haya unas horas más o menos fijas para el despertar, la siesta y el momento de acostarse. De esta forma, su cuerpo se va acostumbrando poco a poco a estas rutinas.

No te tienes que sentir culpable por ajustar esta rutina a las necesidades de tu familia. Por ejemplo, no pasa nada por despertar a tu bebé para una toma justo antes de que te vayas a dormir, si eso significa que podrás descansar más hasta la siguiente toma.

Seguir una rutina

Todos seguimos rutinas a la hora de acostarnos: nos tomamos un vaso de leche, nos ponemos el pijama, nos lavamos los dientes, apagamos las luces… Inconscientemente, estos pasos le están diciendo a nuestro organismo que es el momento de activar los mecanismos del sueño. Con tu bebé pasa igual: seguir una rutina le ayudará a dormir.

Esta rutina puede incluir, por ejemplo, la última toma del día, leerle un cuento, arroparle en la cuna, cantarle una nana, activar el móvil de la cuna… Otro truco eficaz son los baños antes de irse a dormir. El agua caliente, las caricias de papá y mamá y los olores agradables, harán que tu bebé se relaje y se prepare para quedarse dormidito.

Ten paciencia cuando se despierte por la noche

Cuando tu bebé se despierte por la noche, no vayas corriendo a ver qué le pasa y sacarle de la cuna: espera unos minutos para ver si vuelve a dormirse. Si no es así, ve a comprobar que todo esté en orden y, una vez revisado, sal de la habitación (o apártate de la cuna si duerme en el mismo cuarto que vosotros). Los bebés pueden tardar un tiempo en volver a dormirse y la interacción con otras personas solo retrasará el sueño. Por la misma razón, si estás dando el pecho o el biberón, las tomas nocturnas deberían ser rápidas, silenciosas y con poca luz. Evita los juegos, canciones, voces o mimos que puedan desvelarle. ¡Reserva la diversión para las horas diurnas!

Evita los accesos de luz a la habitación

La luz solar es un poderoso activador de nuestro organismo: basta con intuir que ha salido el sol para que nuestro cerebro se ponga en marcha y nos despierte con las primeras luces del alba. Para evitar que esto suceda con tu bebé, asegúrate de evitar la entrada de luz bajando las persianas y/o empleando cortinas opacas que garanticen una total oscuridad (hay modelos de quita y pon que se ajustan a cualquier ventana).

Imagen 2 Artículo consejos dormir vuelta a la rutina.jpg

Cuando el niño ya es un poco más mayor, unas simples cortinas no le “engañarán”. Sin embargo, puedes enseñarle la diferencia entre la noche y el día, así como la hora adecuada para levantarse de la cama, con un reloj como Clock Gro: aunque todavía no entienda los números, las divertidas estrellitas y soles le ayudarán a entender cuánto falta para levantarse y también tiene un brillo ajustable que sirve de luz quitamiedos.

Coordina tus horarios con los de tu bebé

Seguro que has oído este consejo antes: “Cuando tu bebé esté durmiendo, tú también deberías.” Aunque raramente lo seguimos: cuando por fin logramos que el bebé se duerma, aprovechamos para hacer todo lo que no hemos podido hacer durante el día: recoger la cocina, ducharnos, revisar los mensajes del móvil o la tablet, o simplemente tumbarnos en el sofá para ver la televisión y disfrutar de un rato de tranquilidad.

El problema es que el bebé tiene sus propios horarios y en unas horas estará despierto, repleto de energía y reclamando atención. Un buen consejo para no acabar con unas ojeras eternas es intentar coordinar tus horarios de descanso con los del pequeño. Eso también hará que duermas mejor y recobres fuerzas para afrontar otro largo día.

Evita las pantallas digitales con tu bebé

Por regla general, ni los niños ni los adultos deben exponerse a las pantallas en las horas previas a acostarse. Tanto las televisiones planas modernas como los ordenadores, móviles, tabletas y otros dispositivos electrónicos emiten luz azul que está demostrado que puede provocar insomnio, especialmente en los niños pequeños.

Tampoco es buena idea que el bebé se quede dormido viendo la televisión, porque luego puede despertarse al pasarle a la cuna. De modo que, después de cenar, apaga las pantallas y opta por entretenimientos “analógicos” como leer o jugar con tu bebé.

Sonidos para relajar a tu bebé

¿No hay manera de que tu bebé se duerma o vuelva a coger el sueño tras despertar en mitad de la noche? Inténtalo con el ruido blanco: es un tipo de sonido neutro que contiene todas las frecuencias y, al ser constante y sin ritmo, ayuda a relajarse y coger el sueño. Eso sí: solo hay que ponerlo un rato hasta que el bebé se duerma, no dejarlo de fondo ni usarlo siempre, porque puede pasar que el bebé ya no pueda dormir sin él.

Imagen 2 Artículo consejos dormir vuelta a la rutina.jpg

Tampoco vale cualquier aparato que haga ruido, como el aspirador o el secador: existen juguetes para la cuna que generan ruido blanco apto para bebés como Percy el Pingüino. Se trata de un duermebebés que reproduce nanas, ruido blanco y otros sonidos relajantes, se activa con el llanto del bebé y se apaga al cabo de unos minutos.

Revisado por terapeutas

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.