Sillas a Contramarcha - Grupo 0+ y Grupo 01

Filtro
Más filtros
Menos filtros
Artículo 1 de 1 a 1
Clasificar por:
  • Relevancia
  • Productos nuevos
  • Mejor valoración
  • Precio más bajo
  • Precio más alto
Artículo 1 de 1 a 1
Clasificar por:
  • Relevancia
  • Productos nuevos
  • Mejor valoración
  • Precio más bajo
  • Precio más alto

Sillas a contramarcha: seguridad desde el principio

1. Sillas a contramarcha adecuadas: los más pequeños también tienen su espacio

Ya sea en el primer viaje en coche al salir del hospital, en una excursión de verano o al ir de vacaciones por primera vez, siempre debes llevar contigo una silla a contramarcha. Con ella se absorben las fuerzas que se originan a altas velocidades y podrás asegurarte de que tu pequeño está a salvo mientras conduces. De acuerdo con las normas de tráfico, los denominados sistemas de retención infantil son obligatorios para los menores de edad de estatura igual o inferior a 135 centímetros.

Pero no todos los sistemas de retención infantil son aptos para todos los niños. Por ello, los papás deben saber hasta cuándo pueden utilizar una silla a contramarcha y en qué momento deben empezar a usar la sillita.

> Las sillas a contramarcha son las sillas de coche más seguras desde que el bebé nace hasta su decimoquinto mes de vida.

¿Cuál es la diferencia entre una silla para niños y una silla a contramarcha?

Para evitar confusiones innecesarias a los futuros papás, los fabricantes diferencian los sistemas de retención infantil en sillas a contramarcha y sillas para niños. En principio, es obligatorio llevar a los niños desde que nacen hasta su decimoquinto mes de vida en una silla a contramarcha siempre y cuando hasta ese momento no excedan la estatura correspondiente.

A veces salta a la vista y, por motivos de seguridad, los niños de más de 15 meses o cuya cabeza sobresale del respaldo de la silla a contramarcha deben cambiar de silla. De esta manera, no solo se dan cuenta de que poco a poco están creciendo, sino que podrán sentirse seguros en todo momento gracias a equipos que se adaptan a sus condiciones físicas.

Las sillas a contramarcha tienen las siguientes características:

  • Integran sistemas de enganche y/o ganchos de cinturón para la fijación.
  • Poseen formas ergonómicas para una posición semirrecostada.
  • Integran cinturones de seguridad acolchados.
  • Poseen un asa grande para facilitar la sujeción y el transporte.

La mayor ventaja de las sillas a contramarcha reside en que se adaptan perfectamente a los requisitos físicos de los primeros meses de vida de los bebés, cuya columna vertebral es todavía relativamente frágil y, al mismo tiempo, su cabeza es proporcionalmente grande y pesa mucho.

Al igual que cuando se lleva al bebé en brazos, cuando se transporta en una silla a contramarcha el pequeño debe tener bien apoyadas la cabeza y la espalda y debe estar en una posición reclinada. Para garantizar la protección de recién nacidos y bebés frente a las fuerzas que se originan con el movimiento del coche, las sillas a contramarcha se homologan en pruebas exhaustivas de acuerdo con las normas de seguridad pertinentes.

Certificación por peso

Además de la normativa ECE R129, más reciente, que se basa en la altura, las sillas para niños y las sillas a contramarcha están certificadas en el espacio europeo principalmente de acuerdo con la normativa ECE R44, que divide los productos en diferentes grupos en función del peso del niño:

Clase según la normativa ECE R44

Peso máximo del niño (en kg)

Requisitos adicionales

0 (obsoleto) 0 - 10 Posición en sentido contrario a la marcha
0+ 0 - 13 Posición en sentido contrario a la marcha
1 9 - 18 -
2 15 - 25 Con sistema Isofix, posición solo en el sentido de la marcha
3 22 - 36 Con sistema Isofix, posición solo en el sentido de la marcha

Por lo tanto, para encontrar la silla a contramarcha adecuada, se recomienda tener la certificación según el grupo 0+. Se distinguen, a este respecto, cuatro estándares de clasificación, de ECE R44/01 a ECE R44/04, en los que el número después de la barra indica el método de prueba utilizado. Como los métodos de prueba 01 y 02 ya no se permiten legalmente, hay que asegurarse siempre de que hay una certificación de acuerdo con ECE R44/03 o 04.

La norma “i-Size” según la altura

Quien haya criado a un niño sabe que el peso puede tener poco que ver con la estatura del niño, especialmente durante los primeros meses. Por esta razón, existe un método paralelo que clasifica las sillas para niños y las sillas a contramarcha en función de la altura: se denomina sistema “i-Size”.

Clase i-Size

Altura (en cm)

Requisitos adicionales

Q0 hasta 60 Requiere Isofix
Q1 60 - 75 Requiere Isofix
Q1.5 75 - 87 Requiere Isofix
Q3 87 - 105 Requiere Isofix
Q6 105 - 125 Requiere Isofix
Q10 a partir de 125 Requiere Isofix

Una silla a contramarcha típica se incluye en esta división en una de las clases Q0 a Q1,5. Una silla a contramarcha asignada a este sistema es muy aconsejable a largo plazo, porque mientras que los dos modelos siguen conviviendo en la actualidad, la certificación por peso se reemplazará en el futuro por la clasificación en función de la altura.

Muchos fabricantes también incluyen una especificación del peso en las sillas a contramarcha i-Size para que los futuros padres puedan estar completamente seguros de que pueden encontrar el modelo de silla adecuado.

¿Qué normativa será decisiva en el futuro?

Las normativas ECE R44 y ECE R129 se han seguido utilizando en paralelo y las sillas para niños y las sillas a contramarcha se podían homologar según una de las dos normativas y luego se podían utilizar legalmente como sistemas de retención en los automóviles, pues ambas proporcionan una protección similar. Sin embargo, desde 2018, los fabricantes ya no pueden solicitar la homologación según la norma ECE R44 y solo se aplica la ECE R129 a los sistemas recién aprobados.

No obstante, se podrán seguir utilizando las sillitas y las sillas a contramarcha con certificación ECE R44. A largo plazo solo se sustituirá un método de certificación basado en el peso corporal por un método basado en la altura (y con un sistema Isofix en vigor).


2. ¿Cómo se coloca una silla a contramarcha en el coche?

Por fin has encontrado la silla a contramarcha adecuada, pero para que garantice una protección completa aún tienes que colocarla de manera segura en el asiento del coche. Para facilitar esta acción, se han establecido dos sistemas que permiten fijar la silla a contramarcha en el coche de manera segura y al mismo tiempo rápida.

Anclaje de 3 puntos

Este sistema, calificado de “universal”, está considerado como seguridad base en las sillas a contramarcha modernas. El cinturón de seguridad normal del coche se fija con enganches especiales a la silla. Esta variante se instala rápidamente, pero al mismo tiempo requiere atención especial para evitar errores.

La fijación al arnés se realiza en tres pasos:

  • Tirar de la sección del cinturón para la zona de la cadera a través de los dos ganchos en la parte delantera de la silla a contramarcha (en sentido contrario a la dirección de la marcha) y engancharla.
  • Pasar el cinturón para la zona del torso alrededor de la silla y tirar de él a través del gancho sobre la espalda (en el sentido de la marcha).
  • Regular el cinturón de la manera más firme posible.

De este modo se proporciona una fijación segura en tres puntos diferentes de la silla a contramarcha, lo que equivale aproximadamente a la seguridad que tiene un adulto con un cinturón de seguridad. Sin embargo, el sistema también tiene desventajas, como por ejemplo que se puedan originar arañazos en la tapicería por el uso regular, lo que se puede prevenir mediante un forro para la silla.

Lo más importante es que el sistema de 3 puntos es más propenso a los errores que la variante Isofix. Por lo tanto, al sujetar una silla a contramarcha en un coche, hay que observar que los cinturones estén correctamente colocados. Si se comete un error debido a las prisas, se corre el riesgo de destruir la función protectora de la silla con una fijación inadecuada.

El sistema Isofix

Con la nueva normativa internacional ECE R129, el denominado sistema Isofix es un accesorio obligatorio en las sillitas y sillas a contramarcha. Dado que desde el año 2018 esta normativa sustituye a la anterior, los fabricantes de automóviles y equipos para niños también ofrecen ahora un gran número de bases Isofix, así como automóviles con certificación Isofix.

En este sistema, primero se une firmemente una base Isofix al coche, normalmente mediante dos brazos de agarre que, en los automóviles debidamente equipados, se enganchan en un sistema de soporte a través del asiento trasero. Las bases tienen adicionalmente una pata de apoyo frontal que encaja en el hueco para los pies. Una vez que la unión con el coche está asegurada, la silla a contramarcha simplemente se coloca en la base y se encaja de manera firme.

> Las sillas a contramarcha se pueden fijar tanto en el asiento de atrás como en el del copiloto. Si se fijan en el asiento del copiloto, es imprescindible haber desactivado antes el airbag.

El sistema Isofix está considerado actualmente como la tecnología de unión más segura, ya que al hacer clic y con la pantalla digital se puede comprobar si el asiento se ha fijado correctamente. Sin embargo, los asientos Isofix solo pueden instalarse en coches con el dispositivo base Isofix apropiado.

Si tiene un coche con un dispositivo Isofix y ya ha elegido una silla a contramarcha, también debe comprobar que la silla es compatible con este modelo de coche. Con una elección diferente, los bebés y los recién nacidos pueden seguir viajando con seguridad, pero solo la homologación asegura que esta combinación está aprobada oficialmente.


3. Un trayecto seguro y cómodo para el bebé

No solo tiene que fijarse correctamente la silla a contramarcha en el coche, sino que también hay que abrochar bien el cinturón al bebé. Para ello se integran en las sillas a contramarcha cinturones especiales que sujetan el peso del bebé de manera segura y, a diferencia del cinturón de seguridad normal, tienen un tamaño adecuado. Estos cinturones pasan por encima de los hombros y se conectan en la zona del vientre y la entrepierna. La pieza final se engancha entre las piernas en la silla.

Este sistema evita que el niño se desplace incluso en caso de movimientos bruscos y, al mismo tiempo, evita las lesiones que pueden causar los bordes del cinturón en los modelos para adultos. Además, los cinturones están acolchados adicionalmente para que el bebé disfrute de un trayecto agradable y cómodo.

> Además de sentirse cómodos en su silla, los pequeños también deben acompañar a su conductor con estilo. Para ello, todas las sillas a contramarcha están disponibles en diferentes colores que pueden ir en línea con la tapicería del coche.

A fin de garantizar la mayor seguridad posible del niño, se debe prestar atención a un aspecto importante al abrocharle el cinturón: los cinturones deben tener una holgura máxima de aproximadamente un dedo de ancho. Para ello, las sillas a contramarcha tienen elementos con los que se puede ajustar la longitud de los cinturones y así garantizar que el asiento se corresponda con la altura.

Es especialmente importante asegurarse de que no haya prendas demasiado gruesas en holgura al abrochar el cinturón. En los días más fríos del invierno, los abriguitos pueden mantener los brazos calientes, pero también pueden hacer que los cinturones tengan demasiada holgura. En estos casos es mejor quitarle el abrigo al bebé y envolverle con un saquito específico. Una saco con cierres de velcro es una buena opción, ya que esta no resbala cuando el bebé patalea.

¿Cuánto tiempo puede estar tumbado un bebé en la silla a contramarcha?

En general, se recomienda no dejar a los bebés y recién nacidos en sillas a contramarcha durante mucho tiempo. Aunque permiten una posición más reclinada que los asientos para niños, suelen estar diseñados para un ajuste en el que la columna vertebral está curvada. Para evitar que esta posición curva dure demasiado tiempo, ahora también existen sillas a contramarcha en las que se puede cambiar la posición de menos a más reclinada en pocos pasos.

En consecuencia, las sillas a contramarcha con función reclinable son particularmente adecuadas para los padres que tienen que dejar a sus hijos en la silla durante mucho rato, por ejemplo durante largos viajes en coche. Sin embargo, una silla a contramarcha sin función reclinable es perfectamente adecuada para un uso normal. En ambos casos, cuando se conduce durante largos períodos de tiempo, aproximadamente cada 2 horas debe hacerse un descanso de 10 a 30 minutos durante el que se debe retirar al pequeño de la silla.


4. Accesorios prácticos para sillas a contramarcha

Las sillas a contramarcha se adaptan perfectamente a las necesidades de los bebés y los recién nacidos. Para que esto sea así en las más diversas situaciones, pueden estar equipadas con una serie de accesorios:

Forros

Para permitir que el niño esté especialmente relajado al sentarse y recostarse, las sillas a contramarcha siempre incluyen un forro que combina una almohadilla suave con cojines para la cabeza. Los cojines están dispuestos a los lados de la cabeza del niño para mantenerla segura incluso en caso de impacto lateral. El hecho de que generalmente se puedan retirar y lavar estos forros tranquiliza a muchos padres, ya que de este modo se garantiza la higiene y la comodidad durante el viaje para el pequeño.

> Especialmente en viajes largos, estos forros transpirables en estructura de panal o los orificios de ventilación en la silla a contramarcha pueden aumentar la comodidad.

Forro de prematuros para una protección especial

Para los bebés prematuros es adecuado un forro de prematuros especial en la silla a contramarcha. En este caso, las dimensiones de las almohadillas para la cabeza se adaptan a las formas corporales más pequeñas y el material de las almohadillas ayuda a que se pierda solo poco calor por la cabeza. Además, las almohadillas de prematuros suelen tener los llamados reductores de entrepierna, que aseguran que los bebés no se salgan de los cinturones.

Sacos para el invierno

Si se lleva un bebé en un coche frío, hay que evitar vestirle con ropa gruesa. Pero el bebé no tiene por qué pasar frío, ya que en el mercado están disponibles unos sacos especiales, que funcionan de manera similar a un saco de dormir y al mismo tiempo están adaptados exactamente para su uso en una silla a contramarcha. La ventaja con respecto a las mantas es que se cierran con una cremallera y no pueden resbalar cuando el bebé patalea.

Mosquiteras para evitar picaduras

Para protegerse de las picaduras de mosquitos y otros insectos, se dispone de mosquiteras que encierran completamente la zona del asiento de la silla a contramarcha. La mayoría de ellas tienen adicionalmente una abertura con cierre de velcro a través de la cual se puede llegar al interior de la silla a contramarcha sin tener que retirar completamente la protección antimosquitos.

> Por regla general, las redes de mosquiteras para sillas a contramarcha que son claras reflejan más la luz y, por tanto, son ligeramente menos translúcidas que las oscuras.

Protección impermeable para el mal tiempo

Al igual que las mosquiteras, una protección impermeable se coloca simplemente alrededor de la silla a contramarcha o al menos alrededor de la zona del asiento, proporcionando así una protección segura contra la humedad del exterior. Toda protección impermeable tiene orificios de ventilación, generalmente en los lados, que deben mantenerse libres durante su uso.


5. Los múltiples usos de las sillas a contramarcha

Además de su uso principal como asiento de coche, una silla a contramarcha también puede ser utilizada en muchas otras situaciones para asegurar que el pequeño de la casa pueda explorar el mundo junto con mamá y papá. Las sillas a contramarcha son especialmente populares como:

  • Portabebés al ir de paseo.
  • Accesorio para carritos de bebé o remolques de bicicleta.
  • Como asiento de seguridad en los aviones.

En este caso, siempre se debe prestar atención al uso previsto del respectivo modelo de silla. Normalmente, esta información se encuentra en la descripción del producto.

¿Cómo se pueden transportar las sillas a contramarcha?

Las sillas a contramarcha casi siempre tienen una gran asa central, que permite llevar a los pequeños de compras por la ciudad. Antes de adquirir una silla a contramarcha, también hay que pensar en su peso. Las sillas a contramarcha son más cómodas de manejar que los portabebés, por ejemplo porque los pequeños se pueden soltar con seguridad, pero están diseñadas para su uso en vehículos y, por ello, son más voluminosas y pesan más.

¿Qué es un sistema de viaje para la silla a contramarcha?

Muchas sillas a contramarcha forman parte del llamado sistema de viaje, es decir, se ofrecen junto con un carrito o cochecito. Sobre este se coloca simplemente la silla a contramarcha y se encaja. De esta manera puedes conducir hasta el parque y convertir la silla a contramarcha en un carrito para ir de paseo. Los sistemas de viaje también suelen incluir su propia cubierta impermeable, que complementa de forma significativa la más bien baja protección impermeable de la silla a contramarcha.

¿Puede acompañarme mi bebé en una silla a contramarcha de un remolque de bicicleta?

Si te gusta hacer largas excursiones en bicicleta, puedes llevar a tu pequeño en una silla a contramarcha para remolques de bicicleta. Por lo general, se trata de modelos diseñados especialmente para este fin, por lo que no son aptos para coches.

¿Se pueden utilizar sillas a contramarcha en los aviones?

Sí, puedes llevar tu silla a contramarcha contigo si coges un avión, pero hay que asegurarse de que tenga una certificación de uso a bordo de aviones.

Típicamente, estas sillas a contramarcha no son más anchas de 44 cm, por lo que caben en cualquier asiento de avión, y tienen un sistema de arnés de 3 puntos compatible con los cinturones de seguridad de los aviones. Los padres deben comprobar antes del vuelo si la aerolínea permite sillas a contramarcha en el avión.


6. Recomendaciones

Gracias a una amplia gama de modelos y funciones, las sillas a contramarcha son ideales tanto para viajes largos como cortos con los más peques de la familia. Estos son los puntos que hay que tener en cuenta al adquirir una.

  • Grupo de edad:
    Las sillas a contramarcha son adecuadas para llevar en coche a niños hasta el 15 mes de vida. Ofrecen protección frente a las fuerzas que se originan durante la conducción y se adaptan a las proporciones de niños pequeños y recién nacidos.
  • Requisito legal:
    Según el artículo 117 del Reglamento General de Circulación, los menores de edad de estatura igual o inferior a 135 centímetros deberán utilizar sistemas de retención infantil y la DGT, al igual que otros organismos internacionales expertos en seguridad vial, recomienda usar sillas a contramarcha como mínimo hasta los 15 meses del bebé.
  • Certificación:
    Las sillas a contramarcha tienen que estar certificadas según las normativas ECE R44/03, ECE R44/04 o ECE R129. Desde el 2018 solo se certifican sillas a contramarcha y sillitas según la normativa ECE R129, pero las sillas a contramarcha según la ECE R44 se pueden seguir utilizando.
  • Sistema de anclaje de 3 puntos::
    Este sistema permite un montaje a través del cinturón de seguridad normal. El método es seguro, pero requiere especial atención para no cometer ningún error durante la instalación.
  • Variante Isofix:
    El sistema Isofix ancla los asientos infantiles y las sillas a contramarcha de forma segura y fácil al coche. Sin embargo, para utilizar este sistema, el anclaje de la silla a contramarcha y el respectivo modelo de coche deben ser compatibles.
  • Accesorios para adaptarse a cualquier situación:
    Incluso cuando el tiempo no acompaña se puede seguir transportando a los más pequeños gracias a una protección impermeable o una mosquitera. También existen forros especiales para niños prematuros y sacos calentitos para el invierno.
  • Uso flexible:
    Las sillas a contramarcha también se pueden usar como portabebés o como asiento en el avión. Algunos modelos de sistemas de viaje de este tipo permiten incluso integrar la silla a contramarcha en un carrito de bebé.